Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


Las Pirámides y el “Huevo de Nubia”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio Las Pirámides y el “Huevo de Nubia”

Mensaje por Golden Spirit el Miér 08 Mayo 2013, 06:44




Mucho
se ha especulado sobre la verdadera edad de las colosales
construcciones que se erigen majestuosas en la meseta de Giza, en
Egipto. Me estoy refiriendo, si es que alguien aun no se ha dado cuenta,
a las famosas pirámides de Keops, Kefren y Micerinos.



Se
podrían escribir paginas y paginas sobre estos tres enigmáticos
monumentos sin ni siquiera acercarse a explicar todo cuando se ha
escrito y especulado sobre ellos. No ha lugar en el post de hoy para
analizar de manera pormenorizada cada uno de los estudios e
investigaciones que se han llevado a cabo sobre la datación,
construcción y finalidad de las pirámides.

Recientemente, y este
sí es el tema que abordamos aquí, se descubrió algo que podría resultar
muy comprometedor para los postulados de la arqueología tradicional. En
realidad el hallazgo no es nuevo, pero sí su difusión. En 1907, el
arqueólogo británico Cecil Mallaby Firth encontró una antigua tumba en
uno de los cementerios de la ciudad de Nubia. Exactamente, una tumba
catalogada como la 96 del cementerio 102. En esta sepultura, a parte de
los restos de un hombre desconocido, se encontraron también algunos
objetos como parte del ajuar del difunto. Entre ellos, destaca un huevo
de avestruz con unos signos extraños y, a la vez, familiares.



Fue
el popular investigador J.J.Benitez quien dio a conocer, al menos en
España, la existencia de dicho objeto y la posible relación de sus
dibujos con las pirámides de Giza. Los restos humanos que reposaban en
la tumba donde fue encontrado, fueron datados, aproximadamente,
alrededor del año 4000-3500 a.C. Es decir, dicho objeto (un huevo de
avestruz con algunos dibujos decorativos) tendría una edad aproximada de
6000 años. Hoy en día, el huevo de la discordia descansa en el museo de
Nubia a expensas de las pocas miradas curiosas que se percatan del
enigma o analogía que esconde dicho objeto.






Huevo de avestruz donde aparecen las “pirámides” (arriba a la izquierza)



Según
J.J. Benitez y M.J. Delgado en un documental de la serie Planeta
Encantado de RTVE, el huevo sería una especie de oopart en el que la
cronología oficial no correspondería con las imágenes de este pues,
según ambos investigadores, no hay lugar a dudas de que las formas
geométricas que aparecen en el no son mas que las pirámides y, la figura
serpenteante, representaría el curso del rio Nilo a su paso por la
meseta de Giza. Esto nos conduciría, inevitablemente, a concluir en que
la fecha de construcción de los monumentos mas famosos del mundo
debería ser retrasada en varios miles de años.

Y es que los
postulados de Herodoto, que aún son los que se mantienen a día de hoy,
se limitan a los viajes del “padre de la Historia” a Egipto. Allí, los
nativos le contaron durante su estancia en el país del Nilo en el siglo V
a.C. que la gran pirámide era obra del faraón Keops del 2600 a.C. Es
decir, la historia de hoy en día considera como algo irrefutable lo que
alguien contó a alguien en un intervalo de tiempo de 2000 años. En
cambio, este huevo de avestruz nos empujaría a replantearnos nuestros
postulados en torno al año de construcción de las pirámides y
remontarnos, para encontrar su origen, a año 4000 a.C. aproximadamente.



Debemos,
para entender mejor el contexto histórico del que estamos hablando,
fijarnos en la datación de los restos óseos y materiales, nos hacen
situarnos en pleno calcolítico. En concreto, al hablar de Egipto,
estaríamos situados en la una época predinástica conocida como cultura
Naqada. Esta época de la historia abarcaría unos mil años, desde el 4000
al 3000 a.C. y se caracteriza por ser pionera en el uso de los primeros
metales y los intercambios entre diferentes comunidades así como el
principio de la estratificación social.



En aquella
época, debemos también situar a un personaje conocido como el “Rey
Escorpión“ . Durante las excavaciones que se llevan a cabo en el
yacimiento funerario de Umm el-Qaab, dos arqueólogos del Instituto
Arqueológico Alemán del Cairo (Wermer Kaiser y Günter Dreyer)
encontraron, en 1988, una tumba (catalogada como la Uj) con el nombre de
este rey, al que se le atribuyó ser el primero de la Dinastía cero
(época predisnástica egipcia) al que seguirían Horus Iry, Horus Ka y
Horus Escorpion II.

Horus Escorpión I (el rey escorpión) vivió y
reinó alrededor del 3.300-3.200 a.C. y en el interior de su tumba se
hizo un hallazgo sorprende. Entre su cetro real, cientos de vasijas y
objetos de marfil existían unas jarras y unas curiosas tabillas cuyas
representaciones podrían tratarse, ni mas ni menos, que de los primeros
vestigios de escritura de la historia de la humanidad.

Hasta ese
momento, se consideraba que habían sido los sumerios en Mesopotamia
(actual Irak) los primeros pueblos en usar la escritura en alguna época
cercana al 3000 a.C.

Por si todo eso fuera poco, en una roca
tallada situada en Nubia (donde se encontró el “famoso” huevo de
avestruz) se representa una escena de un gran escorpión atacando a un
hombre maniatado mientras dos arqueros observan la escena. Esto podría
indicar incursiones, intercambios o alguna clase de poder de Horus
Escorpión I en esta parte de Egipto.

Si observamos las tablillas,
nos damos cuenta de que se tratan de un “complejo” (para la época)
sistema de control de mercancías.


Tabillas encontradas por Dreyer restos de una antigua escritura. Cortesía de trussel.com

Podemos
ver, en las imágenes, como la presencia de formas triangulares son
bastante comunes y no representan, en ninguno de los casos, a las
pirámides de Giza. Bien por el contrario, en las tablillas, la
representación de un triangulo correspondería con una intención de
simbolizar montañas o colonias. La aparición de tres triángulos seria
una colinas/desierto, mientas que dos triángulos representarían una
montaña (o montañas). ¿Qué utilidad tendría esto? Para comprenderlo
necesitamos observar los símbolos que los acompañan. La forma curvada (o
serpiente) seria interpretada como el lugar donde se pone el sol. Es
decir, una representación en la que aparezcan tres triángulos con una
forma serpenteante (imagen de la derecha) se traduciría como que la
procedencia de la mercancía es de “las colinas (o el desierto) de la
oscuridad”, osea, del oeste (donde el sol se pone).

El documental
de JJ Benitez también concluye que, las lineas horizontales que
aparecen dentro de las supuestas pirámides del huevo, tendrían como fin
demostrar que estamos hablando obligatoriamente de estas construcción ya
que estas lineas representarían las filas de rocas que componen las
pirámides. Lo cierto es que a esta protoescritura deberíamos situarla,
tal y como hemos visto, durante el reinado de citado Horus Escorpión I,
en torno al 3.350 a.C. Estaríamos, en ese caso, en plena época Naqada,
para ser exactos, en un periodo de transición entre el Naqada I y el
Naqada II. Las ilustraciones o el gusto decorativo de este periodo
estaba muy marcado por el afán a “rayar” los espacios internos de las
representaciones como podemos observar en la siguiente imagen, por lo
que las lineas que aparecen en las “ pirámides” del huevo bien podrían
tratarse solamente del gusto del artista marcado por los cánones de la
época.


La
cultura Naqada se caracteriza por el gusto en “rayar” los espacios de
los dibujos. En la imagen, vasijas del periodo de Naqada II cortesía de
flickr.com

Por otro lado, en el documental del citado
investigador, se afirma que los restos humanos que reposaban junto al
misterioso huevo que estamos analizando habrían sido datados,
aproximadamente, en 7000 años de antigüedad. Esto quiere decir que la
fecha rondaría el 5000 a.C. mientras que la época que aquí exponemos se
remonataría, aproximadamente también, a los 3.350 a.C. Encontramos un
desfase de alrededor de unos 1500 años. ¿Cómo podría esto encontrar una
explicación?.

Solo podemos encontrar dos opciones:

O bien
el huevo fue introducido en la tumba posteriormente, cosa que se
presenta bastante improbable; o, que la datación sea errónea.

Cuando
digo erróneo no quiero acusar a JJ Benitez de falsear la verdad, sino
de que el método de datación no haya sido el correcto.

Aunque, lo
que si es cierto, es que en dicho documental se da un dato muy
importante: JJ Benitez asegura que los investigadores no dan una fecha,
sino una época (la arqueología suele datar por periodos y no por fechas
exactas) y esa época es la perteneciente al periodo de Naqada I para
luego decir que esto significa que su datación sería del 5000 a.C. lo
cual no es del todo correcto, pues el periodo de Naqada I comprende del
4000 al 3500 a.C. Nosotros, desde el primer momento, hemos hablamos del
3250 a.C, lo que ya nos daría un desfase de, en el mejor de los casos,
unos 250 años.

Si la tumba del huevo fue encontrada en 1907 muy
probablemente, se haya datado con los métodos de la época que, ni mucho
menos, pueden compararse a los métodos de datación actuales. Como
ejemplo de los precarios mecanismos de antaño, en 1908 se encontró en
Sussex (Inglaterra), los restos de un cráneo humano y una mandibula de
aspecto simiesco. Se bautizó a aquel supuesto hominido como “el hombre
de Piltdown” y apareció en todos los libros de texto hasta mediados de
1950 como el supuesto “eslabón perdido” dentro de la evolución humana
hasta que, sometido a los nuevos métodos descubiertos en los años 50, se
comprobó que solo se trataba de una falsificación fruto de haber
mezclado restos de un cráneo humano de unos 600 años de antigüedad con
la mandíbula de un orangután después de tratarlos con dicromato de
potasio para darles una apariencia muy antigua.

Tal vez, la tumba
donde se encontró dicho huevo (y siempre estimando como ciertas las
afirmaciones de JJ Benitez) tuviese un desfase de 250 años (Naqada
I-Naqada II) o puede que ninguna, ya que desde el principio hemos
hablado de que esa protoescritura y el reinado de Horus Escorpión I que
datarían de un periodo intermedio entre el Naqda I y el Naqada II es
decir, las fechas cuadrarían a la perfección.






Aspecto de un enterramiento del periodo Naqada I.





En
todo caso, habría que decir que la representación que aparece en el
huevo y que se identifica como el “Nilo” tiene mucha probabilidad de
representar, en efecto, una masa de agua, pues en el antiguo Egipto las
zonas de agua se dibujaban con lineas entrecruzadas. Si dicho símbolo
representa al Nilo bien podíamos pensar, por su similitud y su posición
con respecto a este, que las estructuras piramidales que aparecen en el
huevo quieran representar a las verdaderas pirámides. En ese caso, y
aunque la datación sea del periodo de Naqada I, esto querría decir que,
al menos en el año 3000 a.C. aproximadamente, las piramdes de Giza ya
estaban construidas y terminadas, lo que haría también que tuviésemos
que replantearnos la historia.



Yo soy un proscrito en mi
profesión, uno de “esos” que opinan que las pirámides no solo no hayan
sido construidas por alguna clase de civilización avanzada, sino que son
mucho más antiguas que lo que la cronología oficial nos dice. Sin
embargo, en el caso de que el huevo de Nubia sea una prueba concluyente
de ello, permanezco algo escéptico y, aunque no lo tacho como imposible,
tampoco lo considero concluyente… ¿Qué opinan ustedes al respecto?


Detalle
del Huevo de Nubia donde aparece la supuesta representacion de las
piramides de Giza. Cortesía de despiertaalfuturo.blogspot.com

http://www.mundodesconocido.es/las-piramides-y-el-huevo-de-nubia.html
avatar
Golden Spirit

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Capaz de hacer desplazamientos (cambios de "forma"). Seres "cambiadores", polimorfos (polymorph), transmorfos, almas "cambiadoras", hombres lobo ('weres' en general), etc (Shapeshifters)

Energía y Espíritu (Diversas formas)
Mensajes : 5836
Desde : 29/01/2010
España Femenino Admin

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.