Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


La parábola de los trajes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio La parábola de los trajes

Mensaje por Golden Spirit el Jue 01 Mayo 2014, 12:55

Hace tiempo atrás, cuando la Tierra estaba en buenas manos, había una serie de Trajes que los Creadores habían confeccionado para que las consciencias que así lo desearan pudiesen vestir y usar. Estos Trajes eran quizá algo holgados y no muy estilizados, pero eran de armoniosa factura y se ajustaban a la perfección de la consciencia que lo usara, y sobre todo, no tenían defectos ni anomalías.

Al vestir estos Trajes, las consciencias podían experimentar el plano físico de la Tierra, relacionarse con otros y armar comunidades; pero podían también hacer cosas avanzadas que sólo los Sabios dominaban, como ver realidades vedadas, que no eran físicas, y si lo deseaban podían hablar con los que allí ya no estaban, o incluso buscar consejo directo con las Potestades Creadoras. No había apuros ni urgencias, y las experiencias se sucedían una tras otra, sin que nadie intentara saltearse ninguna, y las enseñanzas se compartían de manera de enriquecerse por medio de la comunidad y avanzar en grupo; tampoco había temor a la muerte, pues tal cosa no existía: se trataba tan sólo de abandonar el Traje y no había ninguna oscuridad o dolor en ese trámite.

Pero ocurrió, como pasa algunas veces, que unos Visitantes descendieron (¿o ascendieron?) a la Tierra. Estos eran diferentes a los Creadores ya que actuaban sin pedir permiso y los Sabios de entre las comunidades humanas los miraron con precaución. Sin embargo, los Visitantes se mostraron afables y enviaron emisarios a cada una de las comunidades con regalos y promesas. No obtuvieron lo que querían al principio, pues los Sabios previnieron a las comunidades de que no aceptaran los regalos ni escucharan sus ofertas si estas eran impuestas; sin embargo, de entre los más jóvenes surgió cierta atención ya que los recién llegados ofrecían un regalo maravilloso.

Los Visitantes acostumbraban a pregonar, enroscados a un Árbol, un extraño Conocimiento: ofrecían promesas sobre un nuevo Traje con medidas maravillosas y, por lo que mencionaban en su propaganda, de una calidad y presentación exquisita. A decir verdad los jóvenes encontraban dichos atuendos mucho mejores a sus actuales trajes: las mujeres encontraban atractivo utilizar los nuevos trajes femeninos pero aun más deseaban ver qué tan bien quedarían puestos en sus compañeros.

Y es así como los Visitantes ganaron fama y renombre, y muchos se plegaron a sus iniciativas; los más osados dejaron sus Trajes antiguos y comenzaron a vestir estos nuevos; y quizá era cierto, pues la belleza y sensualidad de estos trajes hacían a la mujer más deseable y al hombre más aguerrido. Y así sucedió que algo empezó a cambiar en las comunidades donde más y más habitantes decidieron renovar sus prendas.

Los Sabios repetían una y otra vez su postura, pero sin embargo no imponían su consejo, dejando que cada cual decidiera lo que le parecía conveniente.

Ahora bien, a medida que los nuevos trajes se usaron más y más, ocurrió que la población se vio incrementada pues estos trajes traían un cierto ajetreo reproductivo. Pero a diferencia del orden antiguo, las madres o los padres no cuidaban y velaban por los pequeños, sino que salían a buscar nuevas aventuras y romances.

Y ocurrió así que la comunidad antigua fue disminuyendo progresivamente, y luego de una noche donde se vieron muchas luces hermosas en el cielo, los antiguos humanos habían desaparecido.

Por supuesto, esto no importó en lo más mínimo, ya que la nueva población sólo pensaba en sí misma; a decir verdad, cada uno pensaba más en sí mismo que en los demás, salvo en el momento en que se encendía la locura de un romance, donde se perdía cada uno en el otro... esto sin embargo duraba poco: como si de una obsesión carnal se tratara, pues cuando la mujer concebía, todo cesaba y cada uno volvía a buscar sosiego en otros brazos. En aquella oportunidad, nadie pensó que los nuevos trajes tuvieran algo que ver con esto.

Pero los nuevos trajes tenían aparejados otras dificultades que anteriormente no habían experimentado con los trajes antiguos: traer una criatura al mundo ahora era doloroso, difícil y hasta a veces mortal. Por si eso fuera poco, a veces enfermaban y sufrían de manera prolongada, y los achaques de la edad aparecían sembrados de dolor, miedo y sufrimiento.

Desde aquella noche cuando los antiguos humanos desaparecieron, el entorno mismo había cambiado. Sucedió que antes no habían conocido el hambre o la enfermedad; de hecho, los antiguos cuerpos no enfermaban ni requerían de cuantiosos alimentos: los árboles daban frutos exquisitos, y se decía que los Sabios sólo bebían agua y miraban directamente a la luz del Sol. Pero ahora todo había cambiado: los nuevos cuerpos requerían más alimento y los más avezados veían con codicia a los rebaños salvajes de la pradera, sintiéndose dueños y queriendo probar su carne y su sangre.

Los Visitantes les dijeron que se organizaran mejor, no ya en comunidades, sino en estructuras rígidas y designaron autoridades de entre los humanos para que oficiaran como la elite gobernante, únicos que podían hablar con los Visitantes que ahora se hacían llamar Las Autoridades: les ordenaron entonces que criaran ganado porque el invierno sería crudo; pero para evitar esto, podían organizar rituales y sacrificios, para que ellos obraran milagros y atenuaran las consecuencias.

Y fue así como los Nuevos Trajes se convirtieron en una prisión sin paredes ni barrotes. Ya no era posible dialogar con los que no estaban y la incertidumbre al mañana y el temor a la muerte no tardó en oscurecer sus corazones; voces extrañas poblaban ahora sus mentes en un diálogo incesante que invitaba al desasosiego.

http://pluralidaddelosmundos.blogspot.com.es
avatar
Golden Spirit

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Capaz de hacer desplazamientos (cambios de "forma"). Seres "cambiadores", polimorfos (polymorph), transmorfos, almas "cambiadoras", hombres lobo ('weres' en general), etc (Shapeshifters)

Energía y Espíritu (Diversas formas)
Mensajes : 5824
Desde : 29/01/2010
España Femenino Admin

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: La parábola de los trajes

Mensaje por Irshah el Vie 02 Mayo 2014, 16:34

Esto es una adaptación del pecado original que narra la Biblia a las nuevas teorías Anunnaki, así básicamente.

En la India... son "hijos de la serpiente" y precisamente han mantenido en su cultura unas prácticas bastante sanas: yoga, meditación, etc etc. El mismo David Topí ha publicado esto en su Facebook y ha utilizado muchísisisisisisimas cosas de la cultura hindú para conectarse con su yo superior. Así que culpar tanto a la figura de la serpiente, me parece de nuevo una auténtica falta de respeto.

La serpiente, también la podemos ver cuando Buda se va a meditar debajo de un árbol para alcanzar la iluminación.

En cuanto a los sacrificios: después de la muerte hay más vida, luego ¿ cuál es el problema ?. Yo no veo ningún problema grave... Los Visitantes son hermanos. La solución no es echarle la culpa de todo al hermano, la solución es decirle al hermano "oye mira... te perdono, vamos a avanzar juntos", porque todos somos hijos del mismo universo... porras.

Ahora bien, si alguien se piensa que la solución está en echarle la culpa al Visitante pues nada, congratuleisions xD.

Todo esto contando con que verdaderamente los "visitantes" nos hayan engañado, porque a mí me parece un tanto extraño. ¿ Nos engañaron verdaderamente o nosotros lo decidimos para experimentar ?.

En fin, ya veremos ya xD. Que nadie me haga caso por favor, no sea y que le venda una moto xDDDD.
avatar
Irshah

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Kintipos con diversos sexos Dragón
Mensajes : 1187
Desde : 29/04/2013
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: La parábola de los trajes

Mensaje por Golden Spirit el Vie 02 Mayo 2014, 18:31

Ok, no te hacemos caso  [XD] (¿¿¿???)

No se, debe de haber un punto intermedio. Todos sabemos que el punto varía dependiendo de quien lo cuente. Siempre es así y más desde nuestra mente humana.

Por cierto, el tema de los sacrificios.... no hay nada de malo en la muerte. Es un fin y un principio. Pero cuando una persona 'se marcha' cuando aún no es el momento y encima de modo violento, estás fastidiándole lo que quiera que vino a aprender o hacer (a no ser hubiese aceptado antes de venir el detallito de ser sacrificado). ¿No lo ves así? 
Yo eso no puedo respetarlo o aceptarlo si ese es el caso.

Oye, una cosa.
Eso de que en la India se les llama 'Hijos de la Serpiente' no lo sabía.
Me ha llamado la atención porque una vez en un sueño (que no se si recordarás) que es este en donde en una parte del mismo la gente decía refiriendose a todos los presentes (incluida yo):

"Somos hijos de 'La Serpiente'; 'La Serpiente', nos protege..."

¿Me comentas más información si la tienes? (En el sueño, por privado, donde quieras.)

Y desde luego que hay que responsabilizarse, conocer el pasado pero aprender a dejarlo atrás y 'hacernos mayores'.
avatar
Golden Spirit

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Capaz de hacer desplazamientos (cambios de "forma"). Seres "cambiadores", polimorfos (polymorph), transmorfos, almas "cambiadoras", hombres lobo ('weres' en general), etc (Shapeshifters)

Energía y Espíritu (Diversas formas)
Mensajes : 5824
Desde : 29/01/2010
España Femenino Admin

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: La parábola de los trajes

Mensaje por Irshah el Vie 02 Mayo 2014, 20:15

Por cierto, el tema de los sacrificios.... no hay nada de malo en la muerte. Es un fin y un principio. Pero cuando una persona 'se marcha' cuando aún no es el momento y encima de modo violento, estás fastidiándole lo que quiera que vino a aprender o hacer (a no ser hubiese aceptado antes de venir el detallito de ser sacrificado). ¿No lo ves así? 
Yo eso no puedo respetarlo o aceptarlo si ese es el caso.

Pero esa es la cosa: que no se puede saber (aún) si esos sacrifios se hacían porque quizás la gente decidió experimentar esa muerte violenta o no. 

Y en cuanto a lo de aprender o dejar de aprender. Si no lo aprendes en una vida, pues lo aprendes a la siguiente vida. Sigue sin ser un problema.

El tiempo sigue sin ser un problema si precisamente somos eternos.

Lo importante es que actualmente ya no se siguen realizando sacrifios o al menos, no que sepamos.

Y en cuanto a lo de "los hijos de la serpiente"... se que lo he leido en algún lado pero no recuerdo exactamente dónde.

Creo que lo leí en el libro de Helena Blavatsky llamado "Isis sin Velo". Uhmmm... sí, seguramente ahí porque habla mucho de la cultura hinduista.
avatar
Irshah

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Kintipos con diversos sexos Dragón
Mensajes : 1187
Desde : 29/04/2013
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: La parábola de los trajes

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.