Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


Sincronicidades, los momentos mágicos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio Sincronicidades, los momentos mágicos

Mensaje por Golden Spirit el Sáb 07 Jun 2014, 11:55

sincronicidad, tao, wu wei. 5 comentarios

La vida está llena de circunstancias maravillosas, que a veces nos entrelazan con unas personas y unas circunstancias que nos conducen a lo que justamente necesitábamos en ese momento. Nos viene a la memoria una persona que no vemos hace tiempo y justo en ese momento nos llama por teléfono o nos la cruzamos a la vuelta de la esquina; estamos apurados de dinero y aparece alguien que puede prestarnos esa cantidad; fuimos a buscar una cosa pero encontramos otra que encajaba mejor en nuestros planes…¿Quién no se ha encontrado inmiscuido en una situación que parecía nefasta pero que luego desembocó en un resultado positivo?
¿Qué se esconde detrás de las casualidades? ¿Por qué o para qué ocurren? ¿Dónde está el límite entre el azar y el destino? En este artículo ahondaremos en estos interrogantes con la visión de numerosos autores y las sincronicidades protagonizadas por ellos.
   
 
El 28 de julio de 1900, el rey Humberto I de Italia cenó en un discreto restaurante de Monza, antes de asistir a un campeonato de atletismo que tendría lugar al día siguiente. El dueño del restaurante, como era de esperar, atendió en persona al monarca y entabló una curiosa conversación con él. Lo primero que llamó  la atención del ilustre huésped fue la semejanza física entre ambos, que resultaron ser casi como dos gotas de agua. Es más, ambos se llamaban Humberto, habían nacido el mismo día en Turín y se habían casado el mismo día del mismo año con sendas mujeres llamadas Margarita. Naturalmente, el rey se interesó vivamente por aquel chef, y le invitó a que le acompañara a los actos oficiales del día siguiente para seguir conservando. Sin embargo, el dueño del restaurante falló a su cita. Según le informó al rey su ayudante la mañana del 29 de julio, el chef había sido asesinado de un tiro. Y lo peor: momentos después, un anarquista llamado Bresci tiroteaba también al rey Humberto hiriéndole de muerte. ¿Fueron todas estas circunstancias un “simple” cúmulo de casualidades?
 Umberto I de Italia
La vida está llena de coincidencias, de momentos especiales en los que parece que “todo encaja”. Mucha gente vive estos ocasionales “momentos mágicos”, como “tener un buen día” o “pasar una buena racha”. Son situaciones excepcionales, pero lo cierto es que podrían ser mucho más frecuentes si aprendiéramos a vivir nuestras vidas con más confianza y más consciencia; en pocas palabras, fluyendo con el universo.
Incluso en inglés existe el término serendipity (serendipismo) para designar el descubrimiento accidental de fenómenos científicos no pretendidos y los descubrimientos realizados por “casualidad” y que permiten culminar con éxito una investigación científica planificada. Y es que podemos decir que la ciencia progresa por “casualidad”, ya que son muchos los avances importantes que se han conseguido o dilucidado mediante “accidentes” fortuitos: el principio de Arquímedes, la ley de gravitación universal de Isaac Newton, el descubrimiento de la penicilina y  la aspirina, la invención de los pósits e incluso los copos de cereales popularizados por los hermanos Kellogg.
 
La antigua sabiduría hebrea sostenía que el mundo no es como nos parece que es, sino como lo vemos, y la ciencia actual ha descubierto que nuestra manera de ver las cosas las afecta mucho más de lo que creemos. El experimentador influye sobre el experimento e incluso el mero observador no es ajeno a él. Las cosas que ocurren en el mundo exterior no están tan separadas de nosotros como nos parece. Somos mucho más responsables de lo que nos sucede de lo que queremos aceptar. Así pues, cuando estemos receptivos y preparados para recibirlas, las sincronicidades aparecerán en nuestras vidas.
 
Todo nos está hablando todo el tiempo
Existe una íntima conexión entre lo que ocurre en nuestro exterior y nuestro psiquismo. Nuestros sueños, nuestros presentimientos e incluso alguno de nuestros miedos guardan concordancia con lo que nos está pasando o lo que nos va a suceder, pero la mayor parte de las veces no les prestamos la suficiente atención. Dice la sabiduría popular que no hay peor ciego que aquel que no quiere abrir los ojos. Se trata de una afirmación muy dura, pero que, en cierto modo, nos afecta a todos. Todo, tanto lo que ocurre en nuestro interior como lo que acontece en nuestro exterior, nos está hablando, pero no lo escuchamos. Todo nos habla de una sola cosa: el camino hacia nosotros mismos. Por esta razón, las sincronicidades son muy personales: son significativas para aquel que las experimenta, pero no para quienes le rodean. A veces sí oímos frases inconexas de ese diálogo que la vida intenta mantener con nosotros: son las corazonadas, las casualidades, los presentimientos. Abrirnos a ellos puede brindarnos oportunidades milagrosas. No basta con darnos cuenta de nuestras corazonadas, hemos de sacarles alguna ventaja. Siguiéndolas podemos situarnos en el lugar adecuado en el momento oportuno. Alguien dijo que el instante es una dosis homeopática de la eternidad; las sincronicidades nos conectan con ese instante mágico.
Vivimos rodeados de símbolos
Las corazonadas, las casualidades y los llamados acontecimientos sincrónicos encierran un mensaje de nuestra alma que nos corresponde interpretar. En su libro Aprender a ver, la psicóloga americana Mary Jo McCabe nos dice: “la dirección de nuestros pensamientos y nuestros actos desata corrientes de energía que se unen a otras corrientes de energía similares desatadas por otras personas y otros acontecimientos, y reaccionan a ellas. El universo es un todo en el cual todas las fuerzas tienen un impacto sobre las demás. Esta interrelación entre todos los elementos mentales y físicos del universo suele sacar a la superficie ciertas pistas direccionales, a las que yo considero como símbolos externos. A nuestro alrededor, hay símbolos que pueden proporcionarnos una orientación significativa si estamos atentos y aprendemos de ellos.”
Estos símbolos son como pistas que nos llevan a una comprensión más amplia de nosotros mismos.
Fluir con el universo
Es lícito preguntarnos cuál debería ser la manera “normal” de funcionar por la vida. ¿Es la vida una lucha, un duro campo de batalla donde todo es conflicto, esfuerzo, violencia? ¿Es este mundo un lugar hostil y tenebroso donde las circunstancias y las situaciones conspiran contra nosotros? ¿O, por el contrario, la verdadera vida implica un fluir, un dejarse ir confiando en el universo, aceptando lo que viene y dejando ir lo que nos abandona?
Estar abierto, fluir, soltarse, destrabarse, dejarse ir, todo ello corresponde a una visión de la vida y a una actitud ante ella que los chinos llamaban Wu Wei, que se ha traducido como “no acción”. No se trata de  no actuar, sino de “dejarse ir” o “borrarse” para que actúe a través nuestro una fuerza superior que los chinos llaman Tao. “Los hombres podrían ser verdaderamente  hombres si se dejaran ir como hacen las olas del mar, como florecen los árboles, en la simple belleza del Tao”, escribe Henri Borel en un libro delicioso: Wu Wei, la vía del no actuar.
Muchas veces lo que impide que “fluyamos” con el universo es el estado de cerrazón en el que vivimos a causa de los miedos. Vivimos en la idea de que todo efecto ha de tener forzosamente una causa y una explicación racional, pero generalmente se trata de una visión demasiado lineal de la realidad. Cuando no encontramos una explicación a las cosas, nos asustamos y nos bloqueamos. El papel del miedo es, ante todo, bloquearnos psicológica e incluso físicamente. Uno de los miedos más frecuentes es el miedo al cambio. Vivimos en un espejismo de falsa seguridad, pero no estamos dispuestos a cambiarlo. El miedo al cambio es un miedo multiforme, que adopta multitud de aspectos, multitud de disfraces. En el fondo, no es más que pura inseguridad, pues sentimos que estamos perdiendo el control de una situación. Por otra parte, los chinos saben desde hace miles de años que el que tiene la mano abierta puede recibir algo, mientras que el que la conserva cerrada no va a recibir nada. Y se trata, sin embargo, de la misma mano.
Cuando, por la razón que sea, perdemos el control y por unos instantes desaparece este miedo, ocurren los milagros.
Existen otros temores relacionados con la pérdida de control, como son el temor a equivocarnos o a fracasar. A veces están íntimamente relacionados con el temor a tomar decisiones o a actuar, pero si tomamos decisiones o no actuamos quizá no fracasaremos, pero nunca triunfaremos.
Se ha dicho que el miedo es falta de fe. En cierto modo, el temor es lo contrario del amor y, si somos capaces de enfrentarlo, se convierte en algo así como la corteza del amor que, una vez quitada, nos brinda una capacidad más profunda de amor y comprensión.
En una deliciosa fábula del conocido humorista americano Robert Fisher, El caballero de la armadura oxidada, aparece un personaje llamado “el dragón del miedo y de la duda”, al que sólo puede matar “el conocimiento de uno mismo”. De hecho, la situación es paradójica: sólo puede haber conocimiento de uno mismo cuando hemos vencido el miedo y la duda, y sólo podemos vencerlos tomando el camino del autoconocimiento.
Bailar con la vida
Para Gay Hendricks, una de las claves de la sincronicidad en la vida cotidiana es “la participación de todo el cuerpo”. Veamos qué quiere decir. Este brillante psicólogo ironiza al afirmar que “cuando la vida misma es tu compañero de baile, tales acontecimientos nos son nada sorprendentes”. Muchas veces estos momentos mágicos transcurren en un estado en el que parece que hemos suspendido momentáneamente el pensamiento discursivo y somos todo atención. Entonces puede darse un fenómenos particularmente interesante: la intuición. Los poetas, los artistas, los grandes creadores e incluso los científicos geniales suelen basarse mucho en sus percepciones intuitivas. De hecho, la intuición es la base de la sincronicidad. Si la mente racional nos proporciona opiniones y juicios (muy a menudo basados en prejuicios), la intuición nos brinda sentimientos. Estos suelen ser, por su naturaleza misma, mucho más profundos y amplios que las meras opiniones.
Wayne Dyer en su libro You’ll see when you believe it (Lo verás cuando lo creas) narra lo que le ocurrió cuando estaba buscando a su padre, que abandonó a su familia cuando él era un niño. Un día Wayne recibió la llamada de un pariente lejano diciéndole que su padre había fallecido hacía 6 años y estaba enterrado en un pueblo llamado Biloxi. Al cabo de unos años, Wayne fue invitado a dar una conferencia cerca de este pueblo, por lo que alquiló un coche y se dirigió al cementerio a visitar la tumba de su padre. Curiosamente, el automóvil que le habían alquilado estaba completamente nuevo y él lo estaba estrenando. Sin embargo, alguien había dejado en el asiento una tarjeta en la que se podía leer “Candle-light Inn, Biloxi, Mississippi”, con la dirección y el teléfono. Wayne cogió la tarjeta y mecánicamente la metió en su bolsillo. Al llegar al pueblo, la primera persona con la que habló le dijo que seguramente su padre estaba enterrado en Candlelight Inn, que estaba a tres calles de donde se hallaba. ¿Coincidencia?
Este tipo de coincidencias ocurren más a menudo de lo que pensamos. Son como mensajes que nos envía la vida dirigiendo nuestros pasos. También son señales o avisos  de la vida para que confiemos de ella.
 
Cuando Javier Sierra se encontraba escribiendo su libro La Dama Azul, cuenta que poco después de citar en un reportaje sobre teleportaciones a una tal sor María Jesús de Ágreda, que había sido vista en Nuevo México sin dejarse echar en falta en su convento de clausura, una nevada le dejó aislado en la sierra riojana de Cameros, permitiéndole sólo llegar hasta un pueblo soriano llamado, precisamente, Ágreda. Una vez allá, estando ya bastante impactado por la coincidencia, se extravió dentro del pueblo, tomando una pequeña carretera que iba a dar justo al convento donde sor María Jesús de Ágreda vivió y murió.
 
¿Cómo tienen lugar los acontecimientos sincrónicos?
Muchas veces el punto de partida de este tipo de acontecimientos es una intuición, una corazonada, un sentimiento irracional. Se trata de algo más relacionado con el hemisferio derecho del cerebro que con el izquierdo. En cierto modo, nos devuelve a un estado primitivo, incluso prehistórico, en el cual el instinto es más importante, por meras razones de supervivencia, que la razón.
Jung (el primer pensador moderno que distinguió entre casualidad y azar) postuló la idea de que, además de nuestro inconsciente individual, existe un inconsciente colectivo común a toda la humanidad. Esta idea, que puede parecer esotérica a algunos, podría explicarnos muchos de los llamados fenómenos paranormales. Los llamados “registros akásicos” pertenecerían a ese inconsciente colectivo y la facilidad con que cualquier niño nacido en los últimos años maneja un ordenador (algo en lo que un avispado adulto puede hallar serias dificultades) también puede explicarse por medio de la teoría jungiana.
Los acontecimientos sincrónicos, presentes en la vida de cada día, delatan la destreza con la que el inconsciente va tejiendo los hilos por los que transcurrirán nuestras vidas exteriores.
El psicólogo suizo Carl G. Jung
Las concomitancias se gestarían de la siguiente forma: alguien formularía un deseo o una necesidad, como encontrar pareja, encontrar empleo, hacer un viaje, comprar un determinado coche, etc. El pensamiento consciente, o lo que es lo mismo, el conjunto de nuestra actividad mental diaria, emite esa energía, que es recogida por la mente subconsciente, y esta a su vez la “traspasa” o la implanta en el inconsciente colectivo. El subsconciente es, digamos, la mente que continuamente está recogiendo y procesando todo lo que ocurre a nuestro alrededor, y ojo, ella misma en base a estos datos saca sus propias conclusiones. La mente subconsciente también es la mediadora entre el pensamiento consciente y el inconsciente colectivo, y siempre está buscando dentro de este último todo lo que resuene con ella vibratoriamente hablando.
Por eso cuando alguien manifiesta querer vender algo que estamos buscando, encontrar a una persona como nosotros o algo que está en consonancia con nuestros deseos, conectamos a través de nuestros subconscientes. Estas mentes subconscientes de ambos sujetos influenciarán su pensamiento consciente para conducirlos exactamente hasta donde se encuentra lo que buscan: un anuncio, una persona, una situación, un emplazamiento…
Eso sí, para llegar a un nivel real de entendimiento con nuestro subconsciente debemos procurar ser coherentes en nuestro comportamiento (no decir una cosa y hacer otra; no hacer A, pensar B y decir C) y emitir nuestro deseo con la suficientemente potencia y claridad para que pueda llegar a otras mentes en el inconsciente colectivo. También es fundamental prestarle atención a las intuiciones que nos van llegando, pues como toda actividad requiere un periodo de tiempo y una práctica.
Todo el proceso guarda mucha relación, como podemos comprobar, con la ley de atracción.
Jung y los tres tipos de acontecimientos sincrónicos
La idea de sincronicidad se pierde en la noche de los tiempos, pues forma parte de  la mentalidad mágica de los primeros hombres. Sin embargo, hay que reconocer el mérito de Carl Jung que acuñó el término “sincronicidad” en su ensayo Sincronicidad un principio de conexión acausal, publicado en 1952. A pesar de ello, la noción jungiana de coincidencia significativa no era ni es algo nuevo. Jung observó que en los acontecimientos sincrónicos intervenían casi siempre tres factores. En primer lugar, que no hay una relación de causa-efecto, lo que hace que los acontecimientos sincrónicos sean impredecibles. En segundo lugar, que están acompañados de una profunda experiencia emocional y por último, que el contenido de la experiencia sincrónica es altamente subjetivo y susceptible de una interpretación a veces totalmente personal.
Un fenómeno sincrónico es una coincidencia que guarda un significado especial para el que la vive, pero que puede carecer totalmente de importancia para los demás. Un buen número de estos sucesos ocurren cuando atravesamos un momento crucial de nuestras vidas, cumpliendo un papel de “despertador” o de “proveedor de pistas”. A veces estas situaciones casi milagrosas se dan cuando estamos desesperados y hemos tirado la toalla. Parece como si se nos estuviera probando. Jung enumeró tres categorías de fenómenos sincrónicos:
1. En el primer tipo, nos hallamos ante una correspondencia de significado entre un pensamiento o sentimiento interior y uno exterior: se trata de la típica corazonada.
2. El segundo se da cuando alguien tiene un sueño o una visión de algo que está ocurriendo muy lejos y con el tiempo se ve confirmado. Es famosa la visión que tuvo Swedenborg del incendio de Estocolmo, a cientos de kilómetros de donde se encontraba.
3. El tercer tipo es el denominado “profético”, en el cual alguien tiene un sueño o una premonición de algo que sucederá más adelante, y que acaba sucediendo.
Cómo aumentar la sincronicidad
La sincronicidad, como la gracia o la inspiración, no es algo que pueda forzarse a voluntad. No existen cursillos que te enseñen a ser espontáneo o sincrónico en tres semanas. Sólo podemos hacer una cosa, aprender a ver y a escuchar los mensajes y las señales de la vida con humildad, estableciendo puentes entre nuestra alma y nuestra vida de cada día. Por otra parte, no hemos de convertirnos en “fanáticos de las señales”; estaríamos forzando las cosas, pero tampoco podemos vivir con los ojos cerrados.
Confía
Una actitud que hemos de desarrollar antes que nada es la confianza en nuestra intuición y en la vida. Se trata de algo que tenemos que hacer en cada momento. Si nos hallamos, por ejemplo, en una situación en la que quisiéramos forzar las cosas, relajémonos y confiemos en que el universo nos traerá la solución que necesitamos. Es posible que en cuestión de horas todo haya cambiado. Recordemos: una mano cerrada no puede recibir nada, pero una mano abierta sí. Esto funciona a todos los niveles.
Relájate
Practicar alguna forma de relajación puede ayudarnos a abrir los canales de comunicación con lo invisible. En nuestra ajetreada y ruidosa vida, es muy difícil que podamos escuchar las indicaciones del corazón: es como si lleváramos tapones en los oídos. A veces simplemente relajándonos surgen las señales que nos han de guiar.
Observa
Si te fijas en los acontecimientos sincrónicos, aprenderás a detectarlos con más facilidad y mayor frecuencia. No olvides que estamos alimentando con energía aquello en lo que nos concentramos.
Escucha tu voz interior
La voz de tu corazón y lo que llamamos corazonadas no son sino gritos de la voz interior. Escuchar la voz interior es lo contrario a escucharnos a nosotros mismos; es estar abierto, sin forzar, a una voz que a menudo nos contraria y nos sorprende.
Pide y te será dado
Una práctica muy antigua consiste en pedir y agradecer. El mero acto de pedir es algo que aumenta la fe, y agradecer lo que hemos obtenido después de una plegaria la fortalece. De todos modos, la respuesta de la oración es a necesidades más profundas, que no siempre se corresponden al pie de la letra con el enunciado de nuestra oración. La oración nos proporciona lo que nos hace falta, no lo que nos apetece. “Al pedir lo que necesitamos”, dice la escritora Daphne Rose, “revelamos la verdadera fragilidad de nuestra condición humana e invitamos a aquel que nos ama a demostrarnos su amor”. Quizá por ello a lo largo de la historia se han considerado los acontecimientos sincrónicos como mensajes de los dioses, como demostraciones de su amor.
Cuando al actor Anthony Hopkins se le propuso un papel en la película basada en el libro de George Feifer The girl from Petrovka, se empeñó en leer la obra, pero todas las librerías de Londres la tenían agotada. Finalmente, un buen día se sentó en el metro y descubrió en el asiento contiguo un ejemplar abandonado de ¡The girl from Petrovka! Se trataba de una edición llena de notas en los márgenes que, dos años después, cuando comenzó el rodaje, tuvo la ocasión de devolver a su legítimo dueño que no era otro que el propio Feifer y que –de nuevo inexplicablemente- sacó el tema de conversación de su libro perdido cuando conoció a Hopkins.
Robert H. Hopcke, en su libro El azar no existe (Ediciones B), compara nuestras vidas con el guión de una novela, en la que el autor va haciendo coincidir las diferentes líneas argumentales configurando un escenario donde todo confluye. Y añade: “las sincronicidades se producen sólo en época de gran necesidad o de especial apertura“.
Alan Vaughan, autor del ensayo Las pautas proféticas, sostiene la tesis de la multiplicación de coincidencias en tiempos de crisis cuando afirma que “la sincronicidad ocurre cuando la gente la necesita. Cuando no la necesitamos, cuando nuestra vida es segura y estable, ocurre muy rara vez. Si usted vive por obra de su ingenio, de su talento, o si su profesión es insegura, muy probablemente descubrirá que ocurre casi continuamente.
“La casualidad es, quizá, el sinónimo de Dios cuando no quiere firmar” Anatole France
***
Fuentes consultadas para la elaboración de este artículo:
Revista Vital nº 29
Revista Más Allá nº 118
http://davidtopi.com/sincronicidad/#.U4Nsl3J_t6E
(Gracias a Chuck, que me llamó en el momento adecuado)
Imágenes tomadas de Google

http://granmisterio.org
avatar
Golden Spirit

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Capaz de hacer desplazamientos (cambios de "forma"). Seres "cambiadores", polimorfos (polymorph), transmorfos, almas "cambiadoras", hombres lobo ('weres' en general), etc (Shapeshifters)

Energía y Espíritu (Diversas formas)
Mensajes : 5824
Desde : 29/01/2010
España Femenino Admin

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.