Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


La casa abandonada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio La casa abandonada

Mensaje por Invitado el Lun 14 Jul 2014, 22:14

Aunque no soy de contar mis sueños, anoche tuve uno que me gustaría dejar plasmado acá, más que nada por su final. Fue uno de esos sueños vividos en los que uno experimenta sentimientos específicos que se sienten fuerte. En mi caso fue la nostalgia, como si hubiera vivido ahí antes o algo por el estilo.



El sueño empezó cuando entré a aquella casa con mi tío y mis primos, era una casa grande, estilo mansión antigua, la sala principal era bastante amplia y la puerta de entrada estaba alineada con un pasillo largo que conectaba con el resto de las habitaciones. Primero empezamos a fijarnos en los sillones, las mesas, los adornos viejos, y todo lo que había en esa sala, después de un rato nos decidimos a recorrer el resto. Entre todos se pusieron de acuerdo para curiosear primero la parte de atrás, a donde se llegaba subiendo una escalera y cruzando la puerta que estaba al final de todo el pasillo este. Eran varias las puertas que daban con los costados, así que antes de empezar a subir, mi prima cambió de idea y quiso empezar por el ala derecha de la mansión, a lo que el resto ni se inmutó y siguió el camino pactado. Me quedé en el pasillo solo unos segundos y al final entré a donde estaba mi prima. El lugar terminó siendo el vestíbulo de una sala de teatro, había ropa de todo tipo por todos lados, instrumentos musicales, cajones, juegos de hilos y otras tantas cosas. Abrí otra puerta y vi la sala de teatro al otro lado, pero no pasé. Dentro del mismo vestíbulo subí unas escaleras que iban hasta un espacio reducido de 3x3 aproximadamente, que parecía ser el camarín personal de alguien, y que a diferencia del resto del lugar, tenía una ventana chica con vista hacia afuera, pero que aún así poco se podía ver debido a las paredes cercanas del teatro que estorbaban casi toda la vista de los alrededores.

Ya ahí me fijé en las vestimentas y revisé un poco todo. De un momento a otro me habla un chico de unos diez años más o menos (juzgando la voz), me da la bienvenida y me pregunta quien soy, pero me olvido, o no sé responderle. Yo le pregunto quién es él, no me dice, y me pregunta si me gusta la ropa, refiriéndose a lo que había ahí en ese espacio. En ese sector siento por primera vez fuerte la nostalgia. 

Desde la parte de abajo me llama mi prima, pidiéndome que baje rápido porque se había podido comunicar con un espíritu. Bajo y la encuentro al lado de un piano de juguete haciendo preguntas. Digo algo que no me acuerdo, y de los parlantes del piano sale mi voz deformada. Mi prima dice que es el fantasma de una nena que se siente sola y quiere jugar. Le pregunto cómo se llama pero se enoja, y dice que no quiere jugar conmigo. En ese momento la puerta que da al pasillo empieza a abrirse y cerrarse sola, a lo que interpreto que quiere que me vaya, y por eso me retiro.

Voy caminando por el pasillo de vuelta a la sala principal y se aparecen dos luces que me acompañan, una con la apariencia de un fuego común y corriente, y la otra igual, pero con la cabeza de alguna especie de perro sobresaliendo de la llama. Llego a la sala principal y en una de las puntas veo un perro blanco y peludo, con un aspecto muy parecido al de un caniche, pero con un tamaño incluso superior al de un Gran Danés.

Los fuegos se transforman en cánidos de menor tamaño que el otro, pero diferentes en apariencia a un perro común, y el ambiente se pone tenso. En ese momento el escenario del sueño pasa a ignorarme, volviéndome un espectador desde otro plano. El perro grande empieza a atacarlos disparando sus pelos como si fueran agujas, y los otros se defienden transformándose en fuego. Después de un rato, uno de los chicos cae vencido, y el otro con los últimos esfuerzos se transforma en una mariposa violeta que genera luz propia, y que es del tamaño de dos puños. La mariposa vuela hasta el perro blanco y se posa en él, logrando calmarlo. La mariposa se convierte en fuego y vuelve al suelo, transformándose en un cachorro. De manera inexplicable, siento mucha nostalgia de vuelta y por última vez. Me acerco para ver al cachorro de cerca, y me doy cuenta que estoy soñando. Al final, antes que todo se desvanezca, una mujer me toca el hombro, pidiendo que vuelva a visitarlos.



Y bueno... como pasa siempre, no puedo mantener sueños lúcidos. Cuando me doy cuenta que estoy soñando me mareo y se ennegrece todo, a veces me da vértigo también, y termino entrando en parálisis.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.