Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por gwyra el Mar 23 Jun 2015, 13:20

Hoy paso a compartiros uno de los sueños más  intensos y vívidos que he tenido. Fue en mi adolescencia (más o menos 14-15 años), hace tres años me propuse escribirlo y me sorprendí con cuanto lograba recordar. Lo he narrado de modo literario, espero que os guste y me contéis vuestras opiniones e impresiones.
Gracias

 
 
Elisabeth y yo íbamos montadas en el blanco Peugeot de mi padre, salíamos de la ciudad en dirección a la alta montaña. Al tiempo, un hermoso y resplandeciente paisaje de altas cumbres que mantenían con ligereza el aguanieve de la ya pasada helada primavera nos daba la bienvenida entre un hálito de risueña bonanza y pícaro porvenir. Mi padre aparcó el coche en el valle, atravesado por un río cristalino de pacífico cauce al cual ambas nos dirigimos enérgicamente abandonando los asientos del coche.
El día anterior había estado con mi profesor particular, yo sabía que él era un vampiro y que actores famosos que se le parecían habían protagonizado películas sobre su vida. Pero no, él era mío, él había pasado parte de su vida intentando encontrarme, era la elegida, y, ahora yo era su eterna muñeca. Nadie más sabía la realidad y yo cada semana me sentaba en su regazo cuando mis padres nos dejaban solos en la casa, después de haber atendido a sus lecciones, me miraba con ojos profundos y voraces, alimentándose de mi enamoradiza fascinación. Nada había llegado a mayores hasta ayer, que, finalizada la hora, perdida en sus pétreas e impávidas pupilas su rostro acabó de acercarse al mío, cautivo en el deleite que me producía el simple acto de contemplarle. Atontada y enturbiada por los vapores del ensueño sus labios se unieron con los míos en un húmedo y apasionante beso. Con fuerza me solapó a él y su lengua recorría enardecida mi boca, notando como de vez en cuando sus prominentes colmillos rozaban la delicada superficie interna de mis labios. Un frenesí escalofriante me embriagó de lujuria y deseé aferrármele más y más, unirme como una sola a aquél cuerpo, a mi oscuro amante vampiro.
Pasado el recuerdo sonreí ocultando mi sonrojado rostro entre mis hombros alzados, mordisqueando suavemente el fular alrededor de mi cuello. Metí un dedo en el agua y me llené con la extraña energía que me proporcionaba su gelidez. Me recordaba a él, mi secreto profesor… frío como la muerte, pero de pasión y belleza sin límites. Mi común rostro había ido tornando formas de belleza desde mi primer encuentro con aquél príncipe, el reflejo en el agua hoy así lo confirmaba. Me sentí grande, nadie podría conmigo, era mayor, superior, con un gran hermoso pero letal secreto que ocultar, que había cambiado mi vida en un fascinante destino.
Agarré el brazo de mi amiga y la eché a mi lado, abrazándola, estirada ella en la hierba al lado del río, la besé en la mejilla y reí alegre, feliz con mi vida, perfecta, sin nada que le faltase y aun más, con  todo aquello que desease.
Mi padre daba vueltas alrededor del valle, mirando las plantas, las puertas del coche restaban abiertas de par en par, al igual que el maletero, para airear los humos productos del esfuerzo del coche al subir un terreno tan empinado por largo tiempo.
Para sorpresa mía, a los pocos minutos de haber aparcado allí, subiendo por el camino contrario a nuestras espaldas vi a mi profesor con ropas de campo, brazos abiertos y ancha sonrisa en los labios, como quien casualmente pasara por allí y se encontrara en el lugar más normal y corriente a unos parientes. Fue, abrazó a mi padre y de cuclillas a mi lado me preguntó qué tal todo y me saludó.
Una parte de mi corazón desbordaba de felicidad, otra luchaba por reprimir la descontrolada pasión que le hubiera atacado ahí mismo, pero… la racional en mí me decía que ese encuentro no era para nada una coincidencia ni natural; aun menos pasando los acontecimientos recientes y sabiendo la verdadera naturaleza de aquél ser que pretendía ser humano. Solo había pasado un día.
Al instante logré entender el porqué de su visita. Arrodillado a mi lado, sin la presencia de Elisabeth, alejada de nosotros buscando insectos en el río susurró a mi oído, manteniendo la mirada fija en los dibujos que el viento trazaba sobre el agua: “Bajada la explanada, por el camino polvoriento, verás un embalse. Bajando por la casa de los transformadores se llega a una aldea devastada, verás una entrada a través de un pasaje tubular, lleva a las mazmorras, en medio hay un estanque artificial de agua. Allí nos encontramos.”  Antes de levantarse pasó sus dedos por entre mis piernas hasta que soltase un suspiro alterado. Ensanchando su amplia y fermosa musculatura se puso en pie obviando mi presencia enmascarada tras la actitud racionalmente esperada de un profesor y una alumna normales y corrientes sin ningún otro tipo de relación más que la profesional. Cruzó unas cuantas palabras más y siguió su camino por el sendero que subía hacia lo alto y desolado de la montaña.
Elisabeth y yo nos habíamos perdido en nuestro caminar por una zona ruinosa la que sería restos de una aldea abandonada. Tomadas de la mano pasamos por una edificación tubular en la cual, a los pocos pasos de nuestro caminar por aquella edificación no se podía ver la luz de la entrada, correteamos en los alrededores y el suelo se había tornado plano, estábamos en una especia de pasillo de alcantarillado pero sin haber notado que descendíamos del nivel de la tierra. Aturdida y con cierto espanto a la situación desconcertante nos abrazamos la una a la otra. Ardía en pasión de consumir mi deseo, acariciaba los dedos de mi amiga. No sabía si considerarla estorbo en ésta situación pero, a pesar de la locura de mi amor, una voz en mi corazón no me dejó proceder sola y, a medida que avanzaba paso por paso la voz de la alarma se hacía más latente. Olvida Inés, le encontrarás al final del camino, ya pensarás qué contarte a Elisabeth. Profesor, mi ardiente amante. Mi oscuro vampiro, deseosa toda de tus besos, sangrienta concupiscencia ladrona de mi  juventud. Todo lo que se podía ver era el camino que continuaba recto a nuestros ojos, que por la falta de claridad parecía largo. Una tenue luz de un apagado rojo sangre iluminaba el camino desde un origen desconocido. No fue hasta que armadas por el valor, la curiosidad o un intento de racionalidad seguimos hacia delante y desembocamos en una sala cuadrada en medio del camino, que continuaba en línea recta al otro lado del cuarto. Al fondo de la sala, hundida aun más en una oscuridad palpitante, se podía ver el muro ennegrecido, en el alto del mismo caía una cascada de la cual brotaba sangre, llenando aquél embalse cuadrado que abastecía la mayor parte de la superficie de la sala. Los bordes de la grotesca bañera eran esculpidos en piedra y, en su mitad la boca de una serpiente daba la bienvenida al placentero baño.
Espantada grité cundida por el pánico producido por la deformada visión, Elisabeth temblaba sin habla, aferrándose  a mi espalda. Al acto, no dejando tiempo para la reflexión de mis pensamientos, él, mi amante vampiro se alzó del bello centro de aquel estanque sangrío, despojado de camisa en brazos alzados, devorándome con esa fría mirada que chorreaba sangre, descendiendo dibujando patrones por las curvas de su inmaculado cuerpo alabastro. Su boca se abría sedienta de muerte y pasión, con los colmillos brillando al haz del foco lumínico de apariencia etérea que surgía de las profundidades de aquella demoníaca bañera. Esto ya comenzaba a pintar un cuadro repugnante. La normalidad de la sangre en la vida de un vampiro no había logrado ser asimilada por mi débil consciencia humana que, embaucada por el pánico forcé en pies y alma a huir de allí, arrastrando a mi amiga del brazo, ahogada entre mis suspiros que luchaban con perderse en el abismo. Ambas, conmigo a la cabeza de la huída, corríamos desalmadas, oprimidas en un cúmulo de alienación por entre un laberinto de habitaciones ruinosas, incapaces de retomar el camino inicial que en nuestras mentes asociábamos a la salida. Agotada de correr caí desplomada en un pasillo de entre el sinfín de habitaciones, al girar de una esquina. El gran muro de pared se alzaba infinito como el resto de aquél psicótico laberinto de demencia, pero bellamente adornado por un amplio espejo oval en el cual incidía la misma luz sanguínea. Al fijar inconscientemente mis ojos en él pude ver mi cuerpo desnudo y transformado en el de una bella mujer. Mis senos habían crecido y las formas y proporciones del resto  despechaban sensualidad por doquier. Asombrada abrí mis labios y pude vislumbrar unos salientes recién nacidos colmillos que transformaban la expresión de mi rostro en bella fatalidad y cautivante opresión. Mi cuerpo, a mi sorpresa, andaba bañado en sangre. Asustada por tal visión de mi ser busqué desesperada a mi amiga pero, en medio la confusión unas manos tomaron abruptas como garras de mis tobillos estirándome y arrastrándome de nuevo hacia aquél lago infernal. Era él, su dulce rostro se había desfigurado en una histriona mueca, cayéndose la máscara del encanto que tanto tiempo había estado camuflada por los velos de mi inocencia. Aferré con fuerza las muñecas de mi amiga, arañándola del esfuerzo por tal de no dejarme ir, para que esa horrenda criatura que antes había considerado mi más benévolo amante no me despedazase. Para más, Elisabeth, al igual que yo también había sido transformada bajo la forma de una hermosa vampiresa, su cuerpo desnudo e insinuante estaba bañado por una larga y ondulante cabellera pelirroja, ardiente como el fuego.
El amor de mi amiga y el deseo de mi corazón nos permitió a ambas desatarnos del príncipe opresor y poder huír, girado el pasillo hacia una aldea subterránea que era fruto del sinfín de pasillos y corredores laberínticos. La pesadilla danzaba bajo el escenario de escarlata luminiscencia y los gritos agudos de bebés se hacían sonoros detrás de la puerta de cada casa. Un poblado desolado se habría bajo el cielo abruptamente oscurecido, como si con  un pincel hubiera sido pintado. Los alocados callejones cesaron y dieron a parar en aquél escenario, en medio de la montaña; aquella montaña que hace unas horas había sido escena de una placentera excursión de fin de semana. Sin embargo era de noche, una luna roja teñía nuestros demoniacos cuerpos y, llevadas por la locura ambos cuerpos, nuestros cuerpos, se deslizaron sigilosos por la puerta de cada casa, llevándose a los bebés de cada familia y destrozándolos en medio de sus ojos; portando el sufrimiento y la desesperación a aquella pequeña, pobre y maldita aldea que pacíficamente había restado en la soledad y el olvido por todo lo largo de estos años.
avatar
gwyra

(O Telúreo/Telúrico) Personas cuya esencia es básicamente humana y terrícola o no identificados con la temática de la metahumanidad



Mensajes : 110
Desde : 12/03/2015
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por Lo Shen el Mar 23 Jun 2015, 15:28

Wow. Que buen sueño.
Fue muy agradable de leer.

:-)
¿No volviste a tener un sueño similar?
avatar
Lo Shen

(O Telúreo/Telúrico) Personas cuya esencia es básicamente humana y terrícola o no identificados con la temática de la metahumanidad



The Fallen Child
Mensajes : 755
Desde : 20/05/2013
México Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por gwyra el Mar 23 Jun 2015, 16:01

@Lo Shen escribió:Wow. Que buen sueño.
Fue muy agradable de leer.

:-)
¿No volviste a tener un sueño similar?
Hee gracias ^^
pues sobre vampiros que recuerde dos más aunque no tan nítidos más o menos sobre el mismo tiempo. Uno estaba enmarcado en el contexto de un desierto árido de atmósfera roja, el aire era turbio y rojo, la arena roja y rodeado de una oscuridad opresiva. Estaba yo y habían varios vampiros que me rodeaban, me suena algo también de un coche 4x4 pero no estoy segura, y una vampira mujer de unos 35-40 años me cogía y mordía y no podía escapar. El último es el menos claro e igual confundo acontecimientos, había una fiesta en mi casa por mi cumpleaños creo de adolescentes de mi edad pero yo estaba encerrada en el baño a oscuras deprimida y quería esconderme, nadie me buscaba ni me hacía caso de todos modos. Entró una chica (no sabría decir si de mi edad o la mujer del anterior sueño) y no me acuerdo tampoco muy bien qué pasó pero me mordió o algo así y había sangre y no podía escapar.

Desde entonces creo que no he tenido ninguno más con estos seres, pero sí de destrucción y muertes y guerras (estos años menos).
avatar
gwyra

(O Telúreo/Telúrico) Personas cuya esencia es básicamente humana y terrícola o no identificados con la temática de la metahumanidad



Mensajes : 110
Desde : 12/03/2015
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por Irshah el Miér 24 Jun 2015, 16:14

Bueno... tener este tipo de sueños con 14 o 15 años es entendible porque las hormonas andan revolucionadas. Además también entra el arquetipo del "vampiro" y que no necesariamente significa que soñaste con uno real. Pero quién sabe...

Con esas edades es cuando uno despierta su sexualidad y al principio puede ser muy caótica, debido al miedo o a las ideas que nos han metido en la cabeza desde pequeños. Y más si has crecido en un entorno católico. 

Tengo una pregunta... ¿ al final del sueño, tu amiga y tú matais a bebés ? xD.
avatar
Irshah

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Kintipos con diversos sexos Dragón
Mensajes : 1191
Desde : 29/04/2013
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por gwyra el Miér 24 Jun 2015, 20:12

sii, no le doy un sentido más profundo, pero me encantó el sueño y la narración me pareció linda (mis ataques literarios de vez en cuando haha)
creo que va más bien por ahí (tema sexual), ya que la fantasía del profe y de la chica la he tenido siempre (asdfasdfsd) haha.
Y sí, matábamos bebés y los bebíamos o.o
avatar
gwyra

(O Telúreo/Telúrico) Personas cuya esencia es básicamente humana y terrícola o no identificados con la temática de la metahumanidad



Mensajes : 110
Desde : 12/03/2015
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por Irshah el Jue 25 Jun 2015, 08:57

Se me olvidó mencionar que disfruté mucho con la lectura... así que te doy las gracias por ello xD. Mis felicitaciones ! :D.

En cuanto al tema de los bebés... ¿miedo a quedarte embarazada?¿repulsión quizás a los niños ?. Aunque con lo cariñosa que te siento... me cuesta creer que los niños te produzcan repulsión xD.
avatar
Irshah

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Kintipos con diversos sexos Dragón
Mensajes : 1191
Desde : 29/04/2013
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El dulce beso que oprime. Sueño vampírico

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.