El miedo rige nuestras vidas.

Ir abajo

vacio El miedo rige nuestras vidas.

Mensaje por Jamiroth el Jue 02 Jul 2015, 18:39

Si hay algo que caracteriza al ser humano, y por sobre todo a esta civilización, es que el sentimiento primario que gobierna nuestros actos y pensamientos es el miedo.
Desde tiempos inmemoriales el miedo ha sido lo primero que los homínidos han sentido ante cada nueva situación. Está presente también en los animales, donde éstos prefieren huir de aquello que no entienden.
Supuestamente el miedo mantuvo al humano vivo todo este tiempo al hacer que evite situaciones en las que pueda matarlo. Miedo a los animales que se ocultan en la oscuridad, a bichos que puedan comérselo, o plantas que puedan envenenarlo. Muchos argumentan de que eso sigue siendo válido hoy en día. Donde un extraño puede intentar aprovecharse de nosotros para beneficio propio. Sin embargo recuerdo un diálogo en el Starcontrol 3 (juego feo y decepcionante apropósito) en donde una raza de robots (Los Daktaklakpak, y si, lo escribí de memoria) se jactaban de que había que ser brutales, despiadados y esclavizar a los demás, porque la historia de los seres vivos, incluida la humana, siempre ha sido así. Y gracias a eso han evolucionado. (Aquí se me viene a la mente los romanos, cuyo principal objetivo era la conquista militar, aunque claro, los romanos hicieron mucho más que conquistar brutalmente y esclavizar, pero esa fue la base de su expansión). Es ilógico pensar que lo que hizo evolucionar en el pasado siga sirviendo para evolucionar más en el futuro.
Un ejemplo sería como aprendíamos matemáticas. En el Jardín de infantes nos enseñaban los números y a contar con los dedos, o escribir los palitos y los ataditos para las unidades y las decenas, que para ese nivel era algo bastante aceptable y que nos servía. Pero no podemos estar contando con los dedos eternamente. Imagínense hacer cálculos integrales con los dedos. O incluso con un ábaco (que vendría a ser la versión evolucionada de los dedos, quizá se pueda, pero sería extremadamente engorroso). Si nos quedamos atascados contando con los dedos nunca podríamos avanzar al siguiente nivel.
Lo mismo sucede con el miedo. El 90% de lo que nos dicen, lo que vemos, y hasta lo que sentimos viene del miedo o alguno de sus derivados (lo cual incluye la lucha).
Desde que somos chicos nos meten miedo. “No hables con extraños, no te alejes, no le abras la puerta a nadie” ya de adolescentes “Volvé temprano, no te vistas provocativamente” o de adultos “Piense en su familia, si le pasa algo a usted ¿quién cuidará de sus hijos? Contrate un seguro de vida, contrate una buena pensión”.
Nuestros padres nos dicen cosas como “Si no estudiás no vas a ser nada en la vida” (El estudio ayuda mucho, pero no por haber estudiado automáticamente nos van a llover las ofertas de trabajo) “Sé un hombre (o mujer) de provecho” “Si seguís así vas a terminar debajo de un puente” Y demás cosas derivadas del miedo. Son muy pocos los afortunados cuyos padres lo alientan a perseguir sus sueños, aquellos que hagan lo que les gusta hacer, que hablen asertiva y positivamente, que alienten a sus hijos. Y considerando de que la gran mayoría de la gente actúa y piensa de la manera en que lo hace porque así les enseñaron que tenían que hacer y muy raramente intentaron cambiar eso, van a terminar enseñándoles a sus propios hijos lo mismo.
 
Ponemos rejas en nuestras casas para que los ladrones no se metan, cambiamos el coche cada pocos años por temor a que se devalúe mucho, compramos cosas para que no nos consideren pobres. No exponemos nuestros sentimientos por temor a que se burlen de ellos (ahora mismo se me viene a la mente el estúpido concepto de que dos hombres no pueden abrazarse ni besarse sin que se les llame maricones y que eso sea algo para despreciar, por eso el hombre tiene que aparentar ser un macho que esté dispuesto a golpearse con cualquiera, follarse y embarazar a una mujer y cuidar de sus crías, al igual que hacían los cavernícolas, y hacerlo aunque desearía recibir cariño de alguien y que se preocupen por él)
 
En la televisión las noticias constantemente se centran en el miedo. “Mataron a tal o cual en un robo” “El costo de vida sube” “ISIS invade tal o cual sitio y decapita a 300 personas” “Masacre en tal otra” “Protestas por las nuevas leyes” Uno de los motivos del porqué dejé de ver las noticias es que constantemente meten el mismo mensaje: “El mundo es una mierda y tú no puedes hacer nada al respecto”.
 
Al final, tanto nuestros padres, como nuestros maestros, jefes, y la sociedad en general nos meten tanto miedo de que terminamos incorporándolo de tal manera que no nos damos cuenta de que en realidad es miedo.
Aquel guerrero que está dispuesto a luchar por lo que sea en realidad tiene miedo, miedo a que lo consideren un cobarde, a que lo lastimen a él/ella o sus seres queridos, o que cambie su estilo de vida. Por ejemplo, en el pasado solía postear mucho en facebook cosas en contra de la presidente de Argentina por las restricciones al dólar y las importaciones. No me gustaban esas políticas ni esos cambios. Creía que había que luchar porque sino nos pasarían por encima, poniendo leyes cada vez más restrictivas hasta que te cobren por respirar y que el gobierno sepa exactamente dónde estás en cada momento y qué pensás. Y que para evitar eso y mantener nuestra libertad tenía que luchar, putear y criticar al gobierno, supuestamente para que otra gente despierte y se de cuenta de lo que estaba pasando.
En realidad tenía miedo de que eso me afecte. Y estaba generando en mi mismo la idea de que no sería capaz de vivir una buena vida tranquila, estaba dando un mensaje al universo de que el poder lo tenía el gobierno y sus políticas y de que no podría hacer nada al respecto.
 
¿Cuántas veces nos hemos encontrado en nuestras vidas con gente que se pone agresivo por miedo? Aunque no lo reconozcamos eso sucede muy a menudo. Un ejemplo imaginario, vamos por la calle, o en el colectivo y vemos a una chica muy linda que nos cae bien, aunque no seamos de hablar con extraños puede que hasta se nos escape un “Hola, buen día” o incluso decir algo bonito. La mujer responde de manera agresiva, incluso llamándonos “pervertidos” y hasta “violadores”. En realidad esa mujer ha tenido problemas con los hombres en el pasado, o su madre los ha tenido y se los ha transmitido a su hija, formándose la idea de que cualquier extraño que la note es un peligro potencial, de que quiere aprovecharse de ella, o violarla. Y por miedo reacciona agresivamente.
 
Muchas veces cuando hablamos de nuestras ideas con otras personas nos podemos topar con el mismo caso. Recuerdo un compañero de trabajo el cual se puso extremadamente a la defensiva cuando comenté de que las pirámides de Egipto fueron construidas con tecnología desconocida y que hay cosas que incluso hoy en día no se pueden replicar (como levantar y trasladar bloques de piedra de 2000 toneladas). Él empezó a defender la teoría de que lo hicieron esclavos, haciéndolos rodar sobre troncos en planos inclinados, rechazando de ridículo y estúpido el concepto de que las cosas no eran como se las habían enseñado. Desconozco que le sucedió en su vida para que se sienta amenazado y sienta tanto miedo a que las cosas no eran como él las creía. Pero si en su tiempo le hubiese dicho que porqué tenía miedo a aceptar eso él de seguro se hubiese puesto más a la defensiva y nunca hubiese admitido de que tenía miedo (existe también la alta probabilidad de que no lo supiera)
 
Algunos pueden llegar al extremo de ser arrogantes, de rechazar absolutamente todo lo que no sea igual a esa persona y entre más miedo sienta más va a atacar, incluso físicamente. Si uno percibe una amenaza hacía su persona, o hacía sus creencias, inevitablemente va a sentir miedo, porque la amenaza es un derivado de ésta (Nadie puede sentirse amenazado y que no haya nada de miedo en el proceso)
 
El miedo también nos traba. Constantemente terminamos no haciendo algo por miedo a lo que suceda. Por ejemplo, aquel que tiene un trabajo asqueroso y mal pagado, continúa en él por miedo a cambiar, por miedo a que si lo dejase no podría conseguir algo mejor. Lo peor es cuando uno tiene hijos, curiosamente he visto que cada hijo es un multiplicador de miedo en los padres, a tal punto que éstos terminan desapareciendo en un mar de miedo. ¿Cuántas veces hemos visto o escuchado “¿qué le voy a dar de comer a mis hijos? ¿Dónde voy a meter a mis hijos? ¡Acá hay muchos chicos!”? Aunque este tema para otro texto.
 
A pesar de todo hay cosas que yo mismo me sigo preguntando y para las que no he encontrado respuesta, por ejemplo ¿cual es el límite entre hacer las cosas por miedo, y hacerlas por respeto propio?. Por ejemplo, ir a 120 km/h en moto sin casco. Podría decirse que ponerse el casco es tener miedo a sufrir un accidente. Pero aquí se nota claramente que el no hacerlo es un desprecio hacía uno mismo. ¿Si viajásemos a 30 km/h entonces ya no sería una acción temeraria? Aún a tan bajas velocidades uno se puede matar. Pero si uno se pone un casco para caminar por la calle a 2 km/h (caminata lenta) por precaución a sufrir un accidente está claro de que en realidad lo está haciendo por miedo (quizá algún trauma).
 
Piensen en cuantas de nuestras acciones diarias están regidas por el miedo, y cuantas por la asertividad y el amor.
avatar
Jamiroth

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Kintipo(s) hermafrodita Dragón Antropomórfico
Mensajes : 1380
Desde : 30/01/2010
Argentina Masculino Admin

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: El miedo rige nuestras vidas.

Mensaje por Sabrina el Jue 02 Jul 2015, 20:02

Muy cierto.

En la actualidad se nos impulsa a seguir un camino de no luz, por el hecho de que el control mental está basado desde la supervivencia (arraigado al miedo mismo, el miedo a fallar, el miedo a dejar de existir) de cada ser encarnado en esta experiencia humana. Hace falta mucha iluminación para conocer que, el camino del amor, es el que menos nos hace sentir situaciones desagradables. Resalto la parte de 'dejar de hacer cosas que en un principio, queríamos', porque sucede que muchas de las vivencias de nuestra iteración actual dependen de que tengamos el valor (amor) de poderlas llevar a cabo.

El 'valor', no es el efecto de la impulsividad (erróneamente plasmado en una sociedad patriarcal, piramidal), sino la esencia y cualidad del afecto que conlleva a crecer y prosperar en las condiciones adversas a la misma energía de amor, hacia uno mismo.

Al hombre le han creado la idea de que ferreamente sea un ser sin emociones, un guerrero, pero detrás de cada guerrero se esconde una alma, un corazón, más allá de lo que la sociedad quiera imponer en su estado de servidumbre. La energía masculina no puede ser menospreciada ni menoscabada, ya que tiene un gran potencial de amor, mucho más allá de los estándares pautados por los estereotipos de 'géneros'.

Siento que cuando nosotros practicamos el englobar al resto de los seres con nuestro amor, el Universo, sabio y consciente de sí mismo y de sus mónadas, refuerza el efecto pro emanacionista (a favor del gradiente de concentracion de energía positiva) que engendrará a su vez más acciones positivas, y experiencias de iluminación.

Lo importante es vivir, y dejar vivir a los demás (sin importar de si su 'verdad', o realidad es fundamentalmente distinta a la nuestra). El miedo en este plano podrá ser grande, solo si creemos que es grande. El amor es infinito, más elevado. La naturaleza del Universo es enrrollarse en espiral ascendente, y tan solo existirán pocos mundos en descenso energético. 

Muy común en el ambiente en donde vivo; la gente con un miedo intenso hacia las medidas económicas totalmente fuera de lugar, la situación de escasez de alimentos, de altas tasas criminales, son alarmantes. Pero mientras lo externo se derrumba, ¿qué podemos hacer? Interiorizar, hacia nosotros mismos, y envisionar un mundo subjetivo, mucho mejor.

El miedo rige las vidas de quienes menos están experimentando el realizar el cambio. El cambio, comienza con una misma. Y de proponerse a hacer el cambio (de energías, desde el corazón hacia nuestras vidas), se puede lograr tener una visión más general y conceptualizada de como es tener una vida sin represión, sin inhibiciones.

Otra cosa equivocada que hacemos, es el comparar nuestros miedos con los de otras personas (y suponer que lo de nosotros es más grave, más atroz, y por ende más negativo). Cada quien antes de venir a este plano existencial, firmó un decreto que decía en negrita, y cursiva, las condiciones en donde estariamos aterrizando en este vehículo. Lo sabíamos, y aceptamos el tener que experimentar consecuentemente con múltiples niveles y escalas de alegría y sufrimiento. Hay que ser consecuentes y responsables con lo que deseamos, que todos venimos acá con la finalidad de aprender. Aprender a 'ser', a experimentar, vivencias de no luz, aunque seamos seres de luz.
avatar
Sabrina

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Dos o más tipos ( siendo estos seres y/o animales legendarios, inclusive si alguno de ellos es hibridado)

Kintipo(s) de sexo femenino Energías Múltiples
Mensajes : 290
Desde : 02/02/2012
Venezuela Masculino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.