La oruga y el espíritu del bosque

Ir abajo

vacio La oruga y el espíritu del bosque

Mensaje por Golden Spirit el Jue 03 Mar 2016, 12:21

El bosque estaba rebosante de vida, y debajo del tapiz de hojarasca que cubría el suelo, la gran oruga peluda hablaba a su grupo de orugas discípulas. No había cambiado gran cosa en la comunidad de las oru­gas. El trabajo de la gran oruga peluda era vigilar al grupo para que se conservaran y respetaran las viejas costumbres. Al fin y al cabo, eran sagradas.

—Se dice -decía la gran oruga peluda entre mordis­co y mordisco a su comida de hojas- que hay un espí­ritu en el bosque que está ofreciendo a todas las oru­gas un nuevo contrato mejor. Ñam, ñam. He decidi­do conocer a este espíritu y aconsejaros sobre lo que tenéis que hacer.
-¿Dónde encontrarás al espíritu? -preguntó una de las discípulas.
-Vendrá a mi -dijo la gran oruga peluda-. Al fin y al cabo yo no puedo ir muy lejos, ¿sabes? No hay comida más allá de la arboleda. No puedo quedarme sin comida. Nam, ñam.

Así que cuando la gran oruga se quedó sola, llamó en voz alta al espíritu del bosque y, poco después, el grande y tranquilo espíritu se acercó a ella. El espíritu del bosque era hermoso, pero gran parte de él queda­ba escondida puesto que la oruga no se movía de su cómodo lecho de hojas.

-No puedo ver bien tu cara -dijo la gran oruga.
-Ven un poco más arriba -dijo el espíritu del bos­que con voz amable-. Estoy aquí para que me veas.
Pero la oruga seguía donde estaba. Al fin y al cabo, ésta era su casa, y el espíritu del bosque estaba aquí porque le había invitado.
-No, gracias -dijo la gran oruga peluda-. Dema­siadas molestias. Dime, ¿qué es todo eso que oigo sobre un gran milagro sólo disponible para las orugas, no para las hormigas ni para los ciempiés, ¡sólo las orugas!?
-Es verdad, -dijo el espíritu del bosque- habéis ganado un regalo maravilloso. Y si decidís que lo que­réis, os diré cómo conseguirlo.
-¿Y cómo lo hemos ganado? -preguntó la gran oruga peluda, ocupada con su tercera hoja desde el principio de la conversación-. No recuerdo haberme presentado a nada.
-Lo habéis ganado a través de vuestros maravillo­sos esfuerzos de toda la vida para hacer que el bosque siguiera siendo sagrado -dijo el espíritu.
-¡Pues claro! -exclamó la oruga-. Hago esto cada día, cada día. Soy la líder del grupo, ¿sabes? Por eso estás hablando conmigo en lugar de con cualquier otra oruga.
Al oír este comentario, el espíritu del bosque son­rió a la oruga, aunque ésta no pudo verlo puesto que había decidido no salir de su hoja.
-He hecho que el bosque siguiera siendo sagrado durante mucho tiempo —dijo la oruga—. ¿Qué me ha tocado?
-Es un regalo maravilloso —contestó el espíritu del bosque-. Ahora eres capaz, a través de tu propio esfuer­zo, de convertirte en una hermosa criatura alada y ¡volar! Tus colores serán impresionantes, y tu movilidad dejará boquiabiertos a todos cuantos te vean. Podrás ir volando a donde quieras dentro del bosque. Podrás encontrar comida en todas partes y conocer a nuevas hermosas criaturas aladas. Y todo esto lo puedes hacer inmediatamente si quieres.
-¡Orugas que vuelan! —reflexionó la peluda—. ¡Es increíble! Si es cierto, muéstrame algunas de esas oru­gas voladoras. Quiero verlas.
-Es fácil -contestó el espíritu-. Simplemente viaja a un lugar más elevado y mira a tu alrededor. Están por todas partes, saltando de rama en rama disfrutan­do de una vida maravillosa y abundante al Sol.
-¡Sol! -exclamó la oruga-. Si realmente eres el espí­ritu del bosque, sabrás que el Sol es demasiado cálido para nosotras las orugas; nos cuece, sí, no es bueno para el pelo, sabes, tenemos que estar en la oscuridad;
no hay nada peor que una oruga con el pelo feo.
-Cuando te transformes en la criatura alada, el Sol resaltará tu belleza -dijo el espíritu amable y pacien­temente—. Los viejos métodos de tu existencia cam­biarán radicalmente, y dejarás los viejos hábitos de oruga por el suelo del bosque y te lanzarás a las nue­vas maneras de las aladas.
La oruga se quedó callada por un momento.
-¿Quieres que deje mi cómodo lecho y viaje a un sitio alto, al sol, para tener una prueba?
-Si necesitas una prueba, esto es lo que tienes que hacer -contestó el paciente espíritu.
-No, -dijo la oruga-, no puedo hacer esto, tengo que comer, ¿sabes? No puedo ir a sitios desconoci­dos bajo el Sol a papar moscas mientras hay trabajo aquí. ¡Demasiado peligroso! De todos modos, si fueras el espíritu del bosque, sabrías que los ojos de la oruga apuntan hacia abajo, no hacia arriba. El gran espíritu de la Tierra nos dio buenos ojos que apuntan hacia abajo para que podamos encontrar comida; cualquier oruga sabe eso. Lo que pides no hace para una oruga -dijo la oruga peluda, cada vez más desconfiada-. El mirar hacia arriba no es algo que hagamos a menudo.
La oruga se quedó callada por un instante.
-¿Y cómo conseguimos esta historia voladora?
Entonces el espíritu del bosque explicó el proceso de metamorfosis. Explicó que la oruga tenía que comprometerse al cambio, puesto que no se podía dar marcha atrás una vez empezara. Explicó cómo la oruga usaba su propia biología mientras se encontra­ba en el capullo para convertirse en una criatura alada. Explicó que el cambio requeriría un sacrificio, un tiempo de oscuridad callada en el capullo hasta que todo estuviera listo para la conversión en una hermo­sa criatura voladora multicolor. La oruga escuchaba en silencio, sin interrumpir, excepto por los ruidos de masticación.
-A ver si lo he entendido -dijo irreverentemente la oruga-. Quieres que todas nosotras nos echemos e intentemos que nos ocupe una cosa biológica de la cual nunca hemos oído hablar. Entonces, ¿tenemos que dejar que esta cosa biológica nos encierre total­mente en la oscuridad durante meses?
-Sí —contestó el espíritu del bosque, que sabía per­fectamente hacia donde se encaminaba la conversación.
-Y tú, el gran espíritu del bosque, ¿no harás esto para nosotras? ¿Tenemos que hacerlo nosotras mis­mas? ¡Creí que nos lo habíamos ganado!
-Os lo habéis ganado -dijo tranquilo el espíritu—, y también habéis ganado el poder de convertiros en la nueva energía del bosque. Incluso mientras estás sen­tada en tu hoja, tu propio cuerpo está equipado para hacerlo todo.
-¿Qué ha pasado con los días en que la comida caía del cielo, las aguas se abrían y los muros de las ciuda­des caían, y cosas como esas? No soy tonta, sabes. Puede que sea grande y peluda, pero llevo por aquí algún tiempo. El espíritu de la Tierra hace siempre el mayor trabajo, y todo lo que se supone que tenemos que hacer es seguir instrucciones. De todos modos, si hiciéramos lo que pides, ¡nos moriríamos de hambre! Toda oruga sabe que tiene que comer todo el tiem­po..." Ñam, ñam. "... para seguir con vida. Tu gran nuevo contrato me parece muy sospechoso.

La oruga pensó por un momento y dijo ¡Descar­tado! al espíritu del bosque al tiempo que se volvía para ver de dónde sacaba el próximo mordisco. El espíritu del bosque se marchó en silencio como se le pedía, mientras oía a la oruga murmurar para sí misma: -¡Orugas que vuelan! ¡Y qué más! Ñam, ñam.
Al día siguiente, la oruga hizo una proclama y reu­nió a sus discípulas para una conferencia. Estaba todo inmóvil mientras la multitud escuchaba intensamen­te para averiguar qué era lo que la gran oruga peluda tenía que decir acerca de su futuro.

-¡El espíritu del bosque es malvado! -proclamó la oruga a sus discípulas-. Quiere engañarnos para llevarnos a un sitio muy oscuro donde, con seguri­dad, moriremos. Quiere que creamos que nuestros cuerpos se convertirán en orugas voladoras: todo lo que tenemos que hacer es ¡dejar de comer durante unos meses!
Una gran carcajada siguió a esta observación.
-El sentido común y la historia os mostrará cómo ha funcionado siempre el gran espíritu de la Tierra -siguió la oruga-. ¡Ningún buen espíritu os llevará a un sitio oscuro! ¡Ningún buen espíritu os pedirá que hagáis algo tan propio de Dios por voso­tras mismas! Estos son los trucos del malvado espí­ritu del bosque.
La oruga se hinchó de propia importancia, lista para el siguiente comentario.
-He estado con el malvado, ¡y lo he reconocido!
Las otras orugas se volvieron locas con aprobación tras este comentario, y llevaron a la gran oruga pelu­da en sus peludas espaldas en círculos a la vez que le agradecían que las hubiera salvado de una muerte segura.

Dejamos este festival de orugas y con cuidado nos vamos hacia arriba, a través del bosque. A medida que la conmoción del suelo se va desvaneciendo de nues­tros oídos, pasamos a través del tapíz de hojas que protege el suelo del bosque de los rayos del Sol. Poco a poco nos desplazamos a través de la oscuridad de las hojas, hacia el área reservada a aquellos que pueden volar. Y a medida que el estrépito de las orugas en celebración se aleja de nuestros oídos, experimenta­mos la grandeza de las aladas. Saltando de árbol en árbol bajo la brillante luz del Sol se encuentra una multitud de orugas voladoras de gloriosos colores lla­madas mariposas, cada una de ellas engalanada con el esplendor de los colores del arco iris, algunas de ellas viejas amigas de la gran oscura oruga peluda de abajo, cada una de ellas con una sonrisa y montones para comer, cada una de ellas transformada por el gran regalo del espíritu del bosque.
 
POSTDATA DEL AUTOR

Como muchas otras, esta breve parábola sobre una simple oruga tiene múltiples mensajes y varias visiones sobre cómo Dios nos trata con amor incondicional. También habla de nuestros cambios actuales en la Tierra.
Kryon escoge la oruga porque todos sabemos desde niños que, realmente, las orugas pasan una fascinante metamorfosis y se convierten en mariposas voladoras multicolores. Es la clásica historia en la naturaleza del gusano feo, gordo y peludo con mucho pies que se con­vierte en una hermosa mariposa, voladora pacífica. Al primero lo apartamos con desagrado (y las niñas gritan mucho), y a la segunda ¡le dejamos que se siente en nues­tra mano o en nuestra nariz! Los hechos, por lo tanto, son conocidos por todos, y así la historia adquiere una signi­ficación especial.
Esta parábola habla sobre algo que es real, pero que parece espantoso o ilógico cuando se analiza con los bare­mos de un intelecto que venera sólo los viejos métodos. Si las orugas pudieran pensar y mantener reuniones, les garantizo que algunas de ellas ¡nunca pasarían a la metamorfosis! Además, se dividirían políticamente entre las que lo hicieron y las que no. Y, como es típico, éstas últimas nunca mirarían a su alrededor para ver cómo eran las que lo hicieron. Ello es debido a que es típico de la naturaleza humana entrar en una arboleda y que­darse ahí aunque sólo nos funcione mínimamente. Incluso en los sitios más oscuros hay resistencia al cambio, puesto que a veces nos adentramos en nuestros agujeros y nos rodeamos de las viejas maneras.
A través del tiempo, las viejas maneras pasan a ser sagradas, y las nuevas maneras se hacen blasfemas. La estupidez de la oruga al rechazar el convertirse en mari­posa, desgraciadamente, ¡no es ajena a lo que los huma­nos hacemos diariamente! No satisfechos con simplemen­te rechazar el cambio espiritual, algunos humanos for­man organizaciones y, de manera evangelizadora, dicen a todos los que encuentran en su camino que les sigan. En cierto modo, les fortalece el atrincherarse junto con otros de pensamiento parecido —especialmente aquellos a los que han convencido. La historia está llena de trage­dias de liderazgo de culto y muerte, y sigue así hoy en día.
¿A cuántas personas conoce que han rechazado algo nuevo sin ninguna otra razón de que lo que tienen "ya es suficientemente bueno"? Incluso cuando se les hacen regalos, algunos sienten que no los merecen o bien que se trata de algún truco. Esto se debe al pensamiento y modo de tomar decisiones basado en el miedo que es esencial en la vieja energía de la Tierra. En el caso de la oruga, ésta tenía miedo de no poder seguir con su emblema de comi­da si abandonaba su morada -¡aunque fuera para ver que las orugas pueden volar! Metafóricamente, esta es una manera de decir que tomamos decisiones basadas en el miedo y que nos impiden avanzar por la fe hasta el próximo nivel de conciencia. Algunos de nosotros ni siquiera nos desplazaremos a una reunión o a una tien­da o a casa de un amigo para examinar algo que otra persona nos ha dicho que es maravilloso o increíble. Nos decimos a nosotros mismos que no puede ser verdad, y por lo tanto no lo es. Entonces seguimos con lo nuestro y permanecemos en la oscuridad.
¿Cómo nos trata Dios cuando hacemos esto? Esta parábola, junto con muchas otras que nos ha transmiti­do Kryon, nos muestra el amor incondicional de Dios. Habla del hecho de que Dios está aquí con una infor­mación maravillosa y dones de energía en la nueva era para aquellos que desean acogerlos. Los que no lo desean no son juzgados, y mejor aún, aquellos que deciden no creer no son evangelizados. Fíjense en que el espíritu del bosque, aunque conocía el pensamiento de la oruga, no defendió los nuevos dones ni intentó convencerá la oruga de nada. El espíritu del bosque simplemente amaba a la oruga peluda sin importar lo que ésta hiciera, y le dijo la verdad. De la oruga dependía discernir si la verdad per­tenecía a su vida o si se quedaba con lo que funcionaba en ese momento. ¿Se dio cuenta de que el espíritu del bos­que pidió a la oruga que hiciera ALGO para encontrar la prueba? Los viejos métodos no soportan algo así. En los viejos días, las pruebas siempre venían a nosotros. Por lo tanto, la oruga decidió no mirar.
Si hay algo triste en esta parábola, es el hecho de que la oruga líder afectó a las vidas de muchas otras que la rodeaban. Detuvo su crecimiento con un mensaje basado en el miedo y evitó que decidieran algo importante por ellas mismas. Muchas otras, por lo tanto, nunca verían la luz del Sol, la libertad y los cobres. Muchas otras serían arrastradas por las lluvias que inundarían el suelo del bosque, en vez de volar hacia el refugio de un árbol seco.
Kryon nos ha dicho que estamos frente al mayor cam­bio espiritual que nunca haya tenido lugar, y que la Tierra resonará con nuestra nueva vibración. Mire a su alrededor. ¿Cree que las cosas están cambiando en este planeta? Por ejemplo:
1. La conciencia de la paz; Hoy, donde las antiguas escrituras nos decían que los desiertos se habrían vuelto rojos de sangre, ahora en cambio hay dos países nego­ciando los derechos de las aguas. Presos políticos que fueron encarcelados por dictaduras son presidentes de sus propios países. El "imperio maligno" se vino abajo hace ya tiempo. ¿Se dio cuenta?
2. Elementos; ¿Ha notado algo diferente en los patro­nes meteorológicos? Kryon nos dijo que todo nuestro esce­nario de cultivo cambiaría. ¿Ha visto algunas inunda­ciones últimamente? ¿O condiciones invernales durante la primavera? ¿O grandes vientos soplando a velocidades nunca vistas? ¿O volcanes despiertos que se suponía que dormían? Piense en esto.
3. La frecuencia de la Tierra. ¿Sabía que la frecuen­cia de base de la Tierra, la llamada Onda de Schumann (OS) fue durante décadas de 7,8 ciclos por segundo? Los militares construyeron todo su sistema de comunicaciones basándose en una OS constante. De repente, se ha des­plazado a 8,6 y continúa subiendo.
4. Magnetismo:- ¿Sabía que el norte magnético se está moviendo? ¿Sabía que la fuerza del campo magnético de la Tierra se está reduciendo? ¿Qué significa todo esto? Kryon nos dice que la Tierra está respondiendo al hecho de que estamos elevando la vibración del planeta y que tenemos nuevos dones de Dios que nos ayudan.
¿Qué piensa de todos aquellos que hacen caso omiso de todos estos signos y se aferran a los viejos métodos cuando a su alrededor el planeta les está gritando, "LAS COSAS ESTÁN cambiando"? La oruga lo hizo, y se llevó a muchos consigo.
Ñam, ñam...

Mario Liani
avatar
Golden Spirit

Corrientes similares, paralelas o con puntos comunes en algún aspecto con la Theriantropía u Otherkinismo (sintiéndose o no algo más que humanos, como por ejemplo daimonistas, totemistas, nahualistas, cambiaformas, etc)

Capaz de hacer desplazamientos (cambios de "forma"). Seres "cambiadores", polimorfos (polymorph), transmorfos, almas "cambiadoras", hombres lobo ('weres' en general), etc (Shapeshifters)

Energía y Espíritu (Diversas formas)
Mensajes : 5959
Desde : 29/01/2010
España Femenino Admin

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: La oruga y el espíritu del bosque

Mensaje por ElenaMeyer el Jue 03 Mar 2016, 15:24

Pero porq no lo haces tú por  mi?..

Muuuuuy bueno


Abrazo
Yo
avatar
ElenaMeyer

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Ángeles, elfos, feéricos, extraterrestres, diablos, extradimensionales, energéticos, elementales, vampiros, seres humanoides tauromórficos, "mitológicos", etc. También legendarios hibridados

Angel Demonio Vampiro
Mensajes : 806
Desde : 11/12/2014
Argentina Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.