Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


La chica enigmática de la India.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio La chica enigmática de la India.

Mensaje por Irshah el Miér 06 Sep 2017, 11:20

6/septiembre/17


En el sueño de hoy, recuerdo que iba de viaje con algunos familiares. Estábamos en alguna ciudad grande, con monumentos, de avenidas amplias. Nos subimos a un autobús cuya conductora era una mujer robusta que conducía más rápido de lo normal y muy diestra al volante. El autobús en principio parecía un microbús por la facilidad con la que manejaba esta señora el móvil, pero no, era más grande. Además, tanto la carrocería como el interior estaba todo totalmente nuevo e impecable. Incluso el ruido del motor parecía funcionar suavemente y como si fuese totalmente nuevo. Por otra parte, dentro del autobús, ella había preparado comida porque además de ser la encargada de llevar a los niños más pequeños a una escuela privada, les daba allí mismo de comer.

En una cazuela de barro redonda bastante grande, estaba cocinando a la vez, unas croquetas y algo con arroz. Osea, pensé que las croquetas iban a salir con sabor a arroz, y el arroz con sabor a croquetas. Una mezcla extraña.

Nosotras (iba con mi hermana, mi madre y creo que mi tía), tan solo íbamos a coger este autobús durante un tramo, luego tendríamos que coger otro más para volver a casa.

El caso es que nos sentamos en una mesa no muy grande, circular y una mujer algo extraña vino a sentarse con nosotras. Esta mujer era de piel algo oscurita, muy guapa, llevaba el pelo recogido e iba bien vestida, con un traje de pantalón y camisa del mismo tejido, ambos de color azul. Claramente, era india. Venía acompañada de su marido (el marido parecía ser otro indio y además me resultaba algo familiar) o al menos, con ella venía otro hombre. Sin embargo, este hombre que llevaba unos pantalones vaqueros y una camisa blanca, no pasó de la puerta. Vino a dejarla con nosotras y él se marchó.
La chica nos preguntó de manera formal y algo agradable a la par que prudente, que si podía sentarse con nosotras y por supuesto, le dijimos que sí. Ella dijo que también volvía a casa (supuse que a la India) y que por eso también necesitaba coger este autobús.

A todo esto, la conductora nos sirvió a cada una nuestra ración de croquetas y arroz. No recuerdo demasiado su sabor, pero sabían mejor de lo que esperaba [XD] .

Luego nos quedamos un buen rato hablando, no recuerdo de qué.

Solo recuerdo que en el mismo sueño, al mismo verla me saltaron las alarmas [XD] . Sabía que era una personaje "real", no como otros personajes de mi sueño. Actuaba diferente y por eso mismo quise observarla detenidamente. Aunque tampoco recuerdo que habláramos de nada muy importante.

Breve historia de la croqueta:

Croquetas: Más que un icono del reaprovechamiento
 20  1  0
Gastronosfera18/09/2013

Con sentido del humor y mucho rigor, Òscar Gómez repasa para Gastronosfera la historia de las croquetas y comparte diez sitios donde croquetear a gusto.

Me gustan las croquetas, amo las croquetas. Las croquetas gustan a grandes y pequeños y son uno de los mejores inventos de la humanidad junto con  la rueda, Internet y alguna otra genialidad parecida. Obras cumbre del reaprovechamiento, son hijas de una cocina que no entendía de apreturas en el tiempo y  se manejaba bien con la escasez en las alacenas. Nacieron en un tiempo en que la harina era abundante, la proteína escasa y la necesidad virtud. Hoy admiramos a los nuevos magos del fogón, que esferifican,  airean y texturizan alimentos. Pero detengámonos un instante para apreciar el fabuloso efecto alquímico de convertir las sobras del asado de ayer en crocantes y apetitosos bocados de hoy. La milagrosa resurrección de esos recortes del jamón que se secan por momentos, redivivos en un sublime juego de texturas. En algún momento alguien rompió esquemas inventando las croquetas. Un genio.

Los orígenes

El primer documento escrito sobre las croquetas que hemos sido capaces de encontrar las sitúa en el año 1691. Es cuando el cocinero de Luis XIV deja escrita la receta de croquetas para su Serenísima Majestad. Donde se combina la siempre sofisticada trufa con las humildes mollejas de ave y la crema de queso (fuente: croquette). Que como tantas otras delicias de la mesa la croqueta haya nacido en Francia no es ninguna sorpresa: el origen onomatopéyico de la palabra proviene de la voz francesa croquer (crujir) y de su diminutivo croquette. La nobleza y  crianza en cuna con sábanas de seda sí que resulta algo más sorprendente. A nuestro país llegaron algo más tarde, y por ejemplo aparece un delicioso texto en castellano viejuno publicado en el libro El cocinero español y la perfecta cocinera, publicado en Málaga en 1867. “Póngase una cazuela con manteca al fuego, que no ha de ser demasiado fuerte sino templado; cuando esté caliente se le pone la cebolla; en estando dorada se le echa toda la carne picada y la meollada cocida y con cuchara de madera se revuelve todo muy bien deshaciendo la meollada. Cuando se ha revuelto y mareado todo un poco, se le agrega harina a proporción para hacer una gacha bien espesa, y sin dar lugar á que se dore se va añadiendo leche sin dejar de menear…” (Cocinero español y la perfecta cocinera, Guillermo Moyano). Siempre han mantenido las croquetas posiciones en los menús de restaurante y no son desde luego hijas de las hambrunas por mucho que hayan ayudado a combatirlas. Incluso aparecen en las cartas de restaurantes como el afamado Café-Restaurante-Suizo. Que en 1915 ofrecía croquetas de gallina a sus clientes al precio de 1 peseta. Ahora cuestan un euro en los bares y bodegas humildes de Barcelona. Si vamos a restaurantes puede subir hasta dos euros. Algunas lo valen, otras... pues no. En todo caso, hoy en día la croqueta sigue siendo una eficaz forma de terminar de exprimir y reciclar lo simplemente comestible, de darle una segunda vida. Y afortunadamente vivimos en un país que ha sabido elevar el arte de la croquetería trascendiendo con mucho la mera cocina de aprovechamiento. En esto somos de Champions League. Aunque no nos creamos los únicos que saben jugar al tiqui-taca del empanado crujiente, destacan también la croqueta total de los Países Bajos  e incluso los alemanes donde a veces utilizan la patata en lugar de la bechamel y aún así consiguen salir airosos.

Pero, ¿qué es una croqueta?

Hay dos posibles formas de definir una croqueta y por tanto dos posibles formas maniqueas de clasificar el mundo. Hay quien considera las croquetas como “una pasta de carne, vegetales o pescado mezclado con harina y leche o caldo, rebozada con pan rallado y frito” (del libro Química y bioquímica de los alimentos. Publicacions de la Universitat de Barcelona). Aunque también hay quien considera que las croquetas son “un envoltorio crujiente, hecho de pan rallado y huevo que esconde una masa suavísima de harina de trigo y leche, en la que se desarrollan los sabores de aquello que en cada caso apellida a la croqueta” (del libro De la comida y otras sensualidades de Ramón Tejeiro). Puede parecer lo mismo, y como siempre de toda la vida, en el equilibrio está la virtud. Pero ser más del continente o ser más del contenido le define mucho como comensal. ¿Son bocados de masa crujientemente rebozada o son crujientes envoltorios rellenos de deliciosa masa interior? ¿A quién quieres más, a papá o a mamá? Foto de Xesco Bueno.

Algunas consideraciones generales del croqueteo

No hay plato tradicional que no tenga sus correspondientes gastrotalibanes pontificando sobre lo es o no es canónico y tradicionalmente aceptable. Verdades absolutas, que poco nos gustan. En el caso de la croqueta, este gran debate existencial versa sobre si está permitido o no el uso de la cebolla en la elaboración de las mismas. Disculpe el querido lector si me descojono vivo.
Semejante estupidez no merecería mayor atención, pues para gustos los colores. Pero yo aprovecho para colar mi spot a favor de una buena croqueta elaborada con cebolla. Una cebolla picada y sofrita hasta el punto de caramelizar, oscurecer y tostar sus azúcares. Añadida a la bechamel confiere en mi opinión diez  puntos más de carisma al resultado final.
Y ya que hablamos de cómo nos gustan las croquetas, nos las pedimos también con textura de tropezones. Basta de esa blanduzca croqueta rellena con una masilla uniforme que lo mismo te rellena la croqueta que te sirve para tapar las grietas del techo. No señores, si la croqueta se apellida jamón, espero encontrar tacos del mismo en su interior y si se declara bacaladera, lo mínimo es percibir parte de la fantástica textura de la momia del mar.  Las croquetas COC elaboran su catálogo imitando el formato Pantone. Tengamos en cuenta también que no sólo de pan rallado vive la croqueta. Otras coberturas y rebozados también pueden ser muy interesantes, como por ejemplo el panko japonés o incluso unos copos de patata deshidratada. Si los del puré de patata de sobre, esos mismos. Pruebe a rebozar con esos copos sus croquetas y ya me cuenta en los comentarios que le parece. A mí me encanta. Y fríanse en aceite bien caliente, nada de bañarlas en un jacuzzi calentón que la cale hasta los huesos y nos estropee la crunchi-experiencia. Y de recalentarlas en el microonda ya ni hablamos, aquí somos gente seria.

Breve viaje por algunas de las croquetas de mi vida

Éstas son algunas de las deliciosas croquetas que más han alegrado mi humilde y azarosa existencia. Ni es un top 10 ni lo pretende.  Simplemente, diez lugares a los que volveré a croquetear en cuando pueda. Diez croquetas con las que fui feliz. Vivanda (Barcelona)

Croquetas de jamón, jamón tal como ellos mismos las llaman. Siderales, más crujientes no pueden ser y absolutamente melosas en su interior. Si además las degustas en su divina terraza no puedes ser más feliz. Las amo. Vivanda: Carrer Major de Sarrià, 134, 08017 Barcelona www.vivanda.cat
Manairó (Barcelona)


Fuente: gastronosfera.com


simbolismo del arroz:
El arroz tiene prácticamente el mismo sentido simbólico y ritual que los otros cereales principales, el trigo y el maíz.
Don del cielo, testimonia la solicitud del Altísimo. Se dice que al principio crecía espontáneamente, llenando los graneros a perpetuidad. Duró su edad de oro mientras fue inextinguible.
Los esfuerzos actuales por cultivado se consideran un justo castigo a la ingratitud o a la ambición de la raza humana.
Como el pan en el rito católico, el arroz en el shinto es un alimento de comunión: en las ceremonias, el emperador del Japón lo comparte con la diosa del Sol.
El sol, necesario para que madure y la luz hacen transcender el arroz hacia la iluminación y el conocimiento. Por ello los orientales lo asocian al color rojo, principio de la vida, color del alma y del corazón, juventud perpetua por la regeneración.
Como símbolo de la felicidad y de la abundancia por la multitud de sus granos, se arrojan puñados en las bodas. Es probable que esta costumbre, que para los blancos fue en principio americana, se haya inspirado en el ejemplo de los emigrantes asiáticos.
En Tailandia, la calabaza primordial contenía no sólo todas las especies humanas y los textos sagrados, sino también, en lugar de pipas, todas las variedades de arroz.
De “Historia Natural y Moral de los Alimentos”, Alianza Editorial, 1987

Fuente: http://susan-rincondesusancom.blogspot.com.es
avatar
Irshah

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Kintipos con diversos sexos Dragón
Mensajes : 1147
Desde : 29/04/2013
España Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.