El Bosque de las Anjanas

Ir abajo

vacio El Bosque de las Anjanas

Mensaje por Aleksander Vladimirov el Jue 16 Nov 2017, 19:15

Antes que nada quizás deberíamos explicar qué es una Anjana (y de paso sus parientes asturianas), para ello os recomiendo leer este post anterior si aún no lo habeís leído:

Anjanas y Xanas, las Hadas “buenas” de la mitología Cántabra y Astur

Adentrándonos por la carretera de Ramales a la Gándara se empieza ya a notar la sensación de adentrarse en un mundo diferente, mágico, donde la naturaleza y sus fuerza aún mantiene una lucha con el hombre cara a cara. Sus incontables curvas nos llevan al corazón mismo de la leyenda, rodeados de imponentes montes y frondosos bosques. Podemos allí hablar con cualquier paisano y saldrán a la luz míticas historias y leyendas cargadas de nostalgia y emoción . La más famosa sea quizás la que trata sobre la famosa “Cascada del Asón”, caída de agua de espectacular visión y que da nacimiento al río (foto que acompaño) que cuenta la leyenda que de frente a la cascada, existía una cueva (casi hundida a día de hoy por la construcción de la carretera) en la que vivieron existencia secular dos hermanas Anjanas con apariencia de humildes ancianas. Pocas veces se dejaban ver bajo formas de juventud y belleza. Una tenía los cabellos de oro y la otra, de plata. Las dos, muy buenas; pero ésta última tenía un carácter tan alegre, que sus risas, aunque invisibles, y sus humorísticas aventuras, servían de comentario no siempre amable en las veladas invernales de los habitantes del valle. No es de extrañar que dieran que hablar y como muestra contamos algunas de las historias que se la atribuyen a nuestra dicharachera anjana:


Se cuenta la historia de un tal Juan que levantándose muy temprano para ir el primero a la feria de ganado de Arredondo trata de enfundarse en el traje de fiesta, cosa que le es imposible hacerlo por estar cosido muy finamente por varias partes. Su carácter salta violentamente, y entonces oye una risa lejana y armoniosa como música, que le explica el misterio y calma en el acto la nube de furor...

Otra historia nos cuenta que un tal Pedro fue despertado por los campanos de las bestias bajando rápidamente a la cuadra y allá baja Pedro con su cachaba y su candil. ¡Señor! Ni un animal se movía y hasta el collarón colgado de la viga se dedicaba a su danza fantástica. ¡Por ahí anda la anjana de plata! Suena el violín de una risa no se sabe dónde y retorna la tranquilidad.

Otra nos habla de Lola, la gentil que lleva las vacas al prado cercano. ¡Ay madre! ¿Qué les pasa a las ternerucas? ¡Buen ñudo les hicieron con los rabos! ¡No tiréis, tochas! Y la güela dice: ¡Chacha! La anjana blanca anduvo en ello... Y la gentil pastora suspira: ¡Si la anjana me diese un buen novio!...



Éstas son sólo algunas de las historias que cuenta la tradición popular y oral de la chistosa Anjana y que llevo a la su hermana a hacer caso de las quejas de los inocentes vecinos del valle y, tras mucho meditar, decidió llevar la tranquilidad a los apacibles habitantes de la cañada. Y una noche, mientras dormía su alegre hermana, mediante signos y palabras cabalísticas, la trasladó invisible hacia la naciente del río y allí la sumergió confundida con la roca. Pero como era de noche sin luna, no observó que la larga cabellera argentada quedaba flotando al aire. Así fue que antes se deslizaba el agua desde la altura plácidamente por la pared del cantil. Y desde aquella noche es la cabellera de plata de la Anjana blanca la que llega hasta el fondo, vehículo de las gotas invisibles. Porque no hay que dudar que es de plata pura; pero acontece que para quien va a llenar de ella odres y marmitas, presto se le trueca en agua fresca y transparente. Y ante esta última humorada suena el rumor de la cascada mágica, que no es otra cosa que la Anjana, que siempre ríe y ríe. 

No obstante, tiempo después su hermana de áureos cabellos quiso voltear la situación y devolver a su hermana a su estado natural una vez cumplido su castigo por las fechorías cometidas, pero ¡ay! Que había olvidado el hechizo que debía usar para deshacer el anterior y cuenta la leyenda que marchó por Hornedo hacia Bernavinto, bajo cuyo lago dicen que existe un palacio maravilloso, donde se guarda monumental biblioteca de libros perdidos o aun no conocidos, y hasta hoy se encuentra allí la vieja Anjana rebuscando entre sus libros para encontrar las mágicas palabras que devuelvan la vida a su hermana y, curiosidades de la vida, mientras una ríe en su obligado encierro dando nacimiento al Asón con su bella cabellera, otra llora encerrada en busca del remedio que permita deshacer el entuerto que provocaron sus propias palabras....así que compañero si vas a la cascada, mantente en silencio avezado viajero y escucharas las risas y lágrimas de dos hermanas que aún rezuman por el valle de soba..... 


Fuente:http://guiamagicadecantabria.blogspot.com.es/2008/06/los-misterios-de-soba.html


Aunque aquí no se mencione, esta leyenda aparece recogida en el libro "Leyendas del Valle de Soba" de Miguel Saíz Antomil
avatar
Aleksander Vladimirov

(O Telúreo/Telúrico) Personas cuya esencia es básicamente humana y terrícola o no identificados con la temática de la metahumanidad



Mensajes : 1480
Desde : 04/08/2011
España Masculino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.