La centaura de la montaña

Ir abajo

vacio La centaura de la montaña

Mensaje por wabi el Sáb 10 Mar 2018, 20:35

Esta vez también es un sueño de siesta:

Estaba caminando por la montaña, en el sueño tenía la certeza de que eran los Pirineos, y estaba haciendo una ruta en dirección hacia Francia. El cielo estaba claro y despejado, azul del todo, las plantas y los árboles tenían un verde muy exhuberante, el tiempo estaba fresquito y agradable. Ambiente primaveral, diría. El camino por el que iba estaba bastante metido en la naturaleza, pero era un camino asfaltado (no muy bien asfaltado, pero asfaltado). Podría ser algún camino que haya tomado alguna vez en la vida real, o un camino de montaña genérico de mi imaginación, algo así, creo.

Bueno, el caso es que mientras iba caminando por allí, al lado del camino veo una casa. Una casita de piedra, tamaño para una o dos personas. Al otro lado de la casita (el que no daba al camino, sino a la verde extensión montañosa), había como un pequeño patio, con baldosas naranjas-marronosas. E inmediatamente después de esas baldosas, como ya he dicho, la hierba verde de la montaña. Y, para mi sorpresa, ¡una centaura! 

Para aún más maravilla, no parecía pertenecer a esta realidad (a parte de por los motivos obvios), porque estaba como dibujada con lápiz, y los colores tanto de su piel, pelo, y ropa, eran como de acuarelas. Tenía el pelo rubio, bastante blanca de piel, con gafas redondas, llevaba un jersei rojo, y la parte caballesca marrón bastante oscuro. Estaba ahí, pasturando como un caballo. Y yo estaba ahí caminando.

Al verme, dejó de comer pasto, levantó toda la parte de arriba del cuerpo y me miró creo que con vergüenza y curiosidad. Yo también tenía vergüenza y curiosidad, pensé en decirle algo así como "eh, eres una centaura!", pero entonces me lo replanteé, ya que pensé que eso sería racista o algo así (como ver a un negro y decirle "eh, tú eres un negro!"). Así que nos quedamos mirando con mucha y mutua timidez mientras yo seguía caminando, hasta que dejé atrás esa casa y la centaura que estaba allí.

Luego salté directamente a cuando ya estaba volviendo de la ruta, no recuerdo nada de lo que pasó entre medio. Estaba más o menos en el mismo punto del camino en el que se encontraba la casa, pero desde el otro lado. Empecé a reconocer los árboles y la forma del camino, sabía que volvería a pasar por la casa de la centaura. Me cuesta describirlo, pero recuerdo a una rama en concreto, y la sombra que daba. Mientras caminaba, sabiendo que volvería a ver a la centaura, iba pensando en si esta vez debía decirle algo, a lo mejor, simplemente "buenos días", ya que es muy común saludar así a cualquiera que te encuentras de ruta por la montaña.

No había acabado de decidir, cuando nuevamente, me sorprendió la centaura: esta vez no tenía colores, y era como mucho más delgada y estilizada, como si tuviera su propio punto de fuga. Estaba dibujada solo a lápiz, y donde habían los colores de su cuerpo y su ropa, ahora había el blanco de un folio vacío. No parecía algo que la preocupara, hasta estaba más animada que la primera vez que la vi (aunque pensé que relacionar los no-colores con el estado de ánimo también podía ser algo así como racista, un razonamiento tipo "eh, eres menos negro y estás más contento, claro!"), así que me dio curiosidad qué habría pasado con sus colores, y que sería lo que la animaba. Otra vez me miro con timidez, pero seguía animada. 

Yo no supe bien qué hacer, pensé en decirle algo tipo "hola, tú eres una centaura, verdad? yo soy una kitsune", pero luego pensé que para qué querría saberlo? Bueno, el hecho es que mientras pensaba como iniciar la conversación, seguía caminando, porque pensé que pareceria muy acosador pararse y mirar a la centaura hasta que se me ocurriera algo. Así que otra vez, seguí caminando hasta perderla de vista.

Poco rato más adelante, ni un minuto, pensé que cuanta tontería, y decidí darme la vuelta y hablar con la centaura, era la primera vez que veía una centaura, y si lo que hacía la ofendía o molestaba o lo que fuera, podía echarme, o enfadarse o decírmelo o lo que fuera. Como se suele decir, el no ya lo tienes. 

Y entonces, maldito yo del pasado, me despertó la alarma del mobil que había puesto "para no dormir demasiado rato". Me habría gustado dormir ni que sea un minutito más.
avatar
wabi

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

kitsune
Mensajes : 135
Desde : 09/04/2016
España Masculino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.