Otherkin Hispano
Bienvenido/a a Otherkin Hispano.

Para beneficiarte de los servicios del foro como el visualizarlo completo, poder contestar y publicar temas, tener tu perfil personal, contactar con otros usuarios o dejar de ver la publicidad etc, recuerda registrarte. Estaremos encantados de contar con una persona más. Únete gratuitamente en unos pocos y simples pasos a la comunidad (recuerda presentarte después en el subforo correspondiente).
Si ya estás registrado, conéctate.


Furries: Búsqueda del adolescente por una identidad y grupo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vacio Furries: Búsqueda del adolescente por una identidad y grupo.

Mensaje por Sanae Icenblas el Sáb 20 Oct 2012, 20:56

Sanae Icenblas escribió:FURRIES: BÚSQUEDA DEL ADOLESCENTE POR UNA IDENTIDAD Y GRUPO

Autoras: Macarena Avendaño Z. (Sanae Icenblas), Soledad García M., Ninoska Ibáñez N., Paula Maldonado V., Vivian Vergara U.

Análisis y aplicación de contenidos teóricos desde la cátedra de Psicología Infantil II de la Universidad Nacional Andrés Bello




RESUMEN

La adolescencia se puede definir como una etapa de transición desde la niñez hacia la adultez, por lo cual debe considerarse como una etapa en sí constituyente en la vida de todo individuo y el pertenecer a un grupo de referencia es considerado clave para poder encontrar una identidad con la cual identificarse. En la búsqueda de la explicación de los factores que inciden en la exploración de la identidad se investigó a un grupo denominado Furries, con el fin de determinar y comprender si el grupo de pares constituye o no un elemento central para facilitar la búsqueda de identidad y de pertenencia.
Determinar desde una perspectiva psicoanalítica que la integración de una identidad en un adolescente es reflejada por los otros, o que el proceso requiere de ciertas renuncias fundamentales para asumir una integridad, son los objetivos y aspectos claves a investigar para determinar la relevancia del grupo etario de identificación.
Mediante una investigación de tipo exploratoria con ayuda de observación y entrevistas, se ha podido establecer que el llamado grupo Furries corresponde a una comunidad particular en donde la forma de establecer lazos entre sus miembros constituye el mecanismo fundamental para adquirir una aceptación dentro de la comunidad y para armar la propia identificación personal.
El presente trabajo está orientado a determinar que la construcción de la identidad siempre está determinada en relación a otro, en este caso el mismo grupo de pares y que para el establecimiento de un desarrollo sano, el adolescente requiere de un grupo de pertenencia para poder encontrar una identidad propia.

ABSTRACT

Adolescence can be defined as a period of transition from childhood to adulthood, and therefore should be considered a constituent stage in the life of every individual, and belonging to a reference group is considered key to finding an identity with which to identify it. In searching for an explanation of the factors affecting the exploration of identity was investigated an adolescence group called Furries, to determine and understand if the peers group is or is not central to facilitate the search for an identity and belonging.
Determine from a psychoanalytic perspective that integration of adolescent identity is reflected by others or that the process requires certain fundamental resignations to take integrity, this are the objectives and key aspects to determine and investigate the relevance of this age group identification.
Through ethnography exploratory type research using participant observation and interviews, it has been established that the group called Furries corresponds to a particular community where the way of establishing ties between its members is the fundamental mechanism to gain acceptance within the community members and to build their own personal identification.
This study is designed to determine that the identity construction its always determined in relation to another, in this case the same peers group, and to establish healthy development, the adolescent requires a membership group in order to find its own identity.

PALABRAS CLAVES: Adolescencia, Furries, Psicoanálisis, identidad y grupo.


INTRODUCCIÓN

Insertos en una sociedad como Chile, es dable destacar la importancia que han tenido los movimientos juveniles y las redes sociales en el transcurso de éste último tiempo.
Se propone el estudio del movimiento denominado Furry Fandom (comunidad Furry), como nueva subcultura con su peculiar forma de comunicación, sociabilización y agrupamiento, donde cada uno de sus miembros se identifican con animales antropomórficos, buscando así una identidad en el grupo. Sus modos de interacción son a partir de las redes sociales de Internet y en ocasiones mediante convenciones Fandom, donde interactúan y son conocidos a partir de su personaje o alter-ego como ellos lo denominan.
El tipo de investigación que se realizó, fue de tipo exploratorio debido a la poca información que se posee. Las metodologías utilizadas fueron las de observación participante, entrevista informal y encuesta vía Internet, a sujetos de diferentes regiones de Chile sobre una muestra de 60 adolescentes de entre 15 a 20 años de edad.
Esta nueva tribu comienza a aparecer a partir los ’80s en Norteamérica, llegando a nuestro país recién en la mitad de la última década, por lo que no hay registro de estudios realizados a manera nacional, razón por la cual, se considera de relevante su estudio, recabando información sobre este nuevo fenómeno que aun no llega a ser divisado como objeto de indagación, pudiendo ser un aporte tanto para la sociedad como para la disciplina de la psicología.
Además como se menciona anteriormente, dada su distintiva manera de sociabilización y vestimenta, esta investigación permite conocer las dinámicas de identificación, que permitirán ser herramienta ya sea a la psicología u otras disciplinas acordes para nuevas y más profundas investigaciones al respecto.
El objetivo de la investigación a través de las problemáticas planteadas en relación a la forma peculiar de búsqueda de identidad en el grupo, es “Analizar la configuración de la identidad en los adolescentes denominados “Furry” entre 15 a 20 años de edad en Chile”, pudiendo de esta manera describir las relaciones grupales que se generan al interior del grupo, comprender la agresividad como un mecanismo de inserción y pertenencia, indagar cómo el adolescente vive el personaje Furry y su relación con la homosexualidad.




DESARROLLO

Se ha podido observar que el movimiento Furry en Chile es un concepto complejo, debido a la dificultad de lograr una definición clara por parte de sus miembros a la hora de preguntarles: ¿qué es lo que los hace ser un Furry? Por dicha razón, se propondrá acercarse de la mejor forma posible a este nuevo concepto, con una primera aproximación desde las redes sociales como Facebook y sitios web de Internet como Furaffinity, los cuales son medios comunicacionales propios del movimiento Furry.
Durante el desarrollo de esta investigación, etnográfica de carácter exploratorio, se ha utilizado la observación participante para así adentrarse y comprender cómo se relacionan estos adolescentes y así entender sus procesos de integración de identidad, aspecto interesante debido a las numerosas identificaciones con animales que se manifiestan. Un punto común en su discurso ha sido el gusto por el arte animal, la naturaleza, que integra ambos conceptos, e interés por seres fantásticos y/ o míticos.

Un aspecto relevante es comprender que los actuales medios de comunicación han cobrado una importancia trascendental para el adolescente de hoy, no es lo mismo ser adolescente hoy que haber sido adolescente hace diez años. Los Furries son uno de los grupos que ocupan estas herramientas, primordialmente Internet; Facebook y comunidades virtuales de todo tipo que usan para reunirse, intercambiar arte, gustos, comentarios y todo lo referente al mundo Furry. Se plantea “mundo Furry” dentro de esta tribu urbana, porque termina marcando su forma de apreciar el mundo y de relacionarse con el mismo. Estas comunidades virtuales facilitan que el individuo pueda actuar a través de su personaje, vivirlo y al mismo tiempo que otros individuos lo conozcan e identifiquen por su “Fursona”: personaje animal antropomorfo o con características humanas creado por el adolescente y con el cual se identifica para referirse a sí mismo. De esta manera se facilita que puedan actuar y describir actitudes de su propio animal vía “roleo” (role-playing), el cual es definido como actuar el personaje vía Internet. Debido a lo anterior, se puede hipotetizar que se facilitaría la integración de una identidad reflejada desde otros, del grupo Furry, y a la vez la aceptación grupal por actuar bajo características consideradas como adecuadas en la misma comunidad.

Durante la aproximación a esta sub cultura, se ha clasificado como una tribu urbana debido a que este concepto hace referencia a nuevas formas de comunicación, sociabilización, agrupamiento juvenil y formas de apropiarse del mundo. Se trata por lo general de adolescentes que buscan en el grupo una identidad (Instituto nacional contra la discriminación de la xenofobia y el racismo, 2012). En el Fandom la vestimenta, estética y la relación con el arte, ocupan un lugar preponderante como modo de apropiación del cuerpo. Si bien se aprecia que la estética en ellos no es la misma, comparten un denominador común que es el disfraz/dibujo animal o “fursona”.

Es importante tener en cuenta que a las tribus urbanas se las ha mirado desde un punto de vista peyorativo y pocas veces han sido abordadas con la complejidad que ellas requieren; han sido consideradas como punto de estereotipos y/o burlas. Este es el caso de los Furries a quienes tildan como freaks o “raros” por su vestimenta, indumentaria, accesorios, etc. Aun así, cabe destacar que los medios de comunicación promueven imágenes “normales” que parecen estar a la defensiva de estas tribus urbanas, teniendo a la base la discriminación. Ante esto, se puede apreciar cómo se plasma lo que Aberastury (Aberastury, A., Knobel, M., 1998) plantea como el mundo adultocéntrico, un mundo mirado desde la perspectiva adulta que no admite otros campos de visión como la mirada adolescente, de cómo deben ser los modelos y elementos a seguir, por lo que se debe de abandonar esta mirada e intentar ver a los adolescentes desde su propia perspectiva, de manera tal que se entienda mejor la naturaleza de esta tribu urbana a la cual muchos adolescentes han recurrido.

Se podría pensar que gran parte de estos adolescentes se acercan a estas tribus urbanas buscando un sentido de pertenencia. Lo que muy bien se aprecia en los Furries, cuando sus integrantes manifestaron a través de las encuestas, y en eventos o convenciones; en variadas oportunidades se sintieron solos, depresivos o fueron víctimas de bullying. Mencionan que cuando entraron en el movimiento Furry, a pesar de la existencia de lo que ellos denominan “dramas” (conflictos al interior del grupo), se sienten mejor y menos solitarios; sienten que pueden ser más extrovertidos, conocer a más personas y tener más amigos. Entonces, se observa que el adolescente se inserta en el grupo y comparte ciertos códigos que son característicos de éste, como “furrear” (actuar como su “fursona” con ciertas conductas animales), “rolear”, entre otros.

Es así que estos adolescentes Furries sienten que forman parte de algo, que pertenecen a algo y que son importantes para otros, por lo tanto respecto a este tema surgen variadas preguntas como: ser parte o pertenecer a algo, ¿cómo qué?, ¿qué tan real es este grupo?, ¿importante para quiénes? He aquí la importancia de indagar como futuros psicólogos la incidencia sobre este mundo que nos atraviesa y que está globalizado, que tiene otros códigos a los de Sigmund Freud y Melanie Klein, por lo que cabe preguntarse ¿en qué subjetividad estamos/estaremos trabajando?, ¿cómo es que se relacionan los procesos de grupos e identificación en este contexto donde hay una subjetividad que es exteriorizada?

Para dar respuesta a lo anterior, se trabajará sobre algunos detalles interesantes que se mencionarán a continuación, los cuales fueron observados durante el trabajo en terreno; existe una fuerte tendencia a buscar aceptación en el grupo, un acogimiento que logre ayudarlos a sentirse resguardados del mundo exterior, un lugar donde puedan sentirse más comprendidos. Se observó que muchos de estos adolescentes son jóvenes masculinos que comienzan a explorar su identidad sexual, su elección de objeto (Freire de Garbarino, M., Maggi de Macedo, I., 1978) y que en estos grupos encuentran una menor discriminación hacia sus intereses propios y aceptación por sus gustos, es decir, encuentran una mayor tolerancia para poder experimentar. También es importante el hecho de que muchos de estos jóvenes hayan sufrido, y continúan sufriendo, como se dijo anteriormente, bullying y discriminación de distintas índoles durante el transcurso de sus vidas, además de no sentirse aceptados por sus familias.

¿Podrían ser estos disfraces grandes, coloridos y sonrientes, una defensa maniaca ante estas situaciones de no aceptación?, ¿podríamos pensar a estos disfraces como una herramienta para poder sublimar, manejar y manipular mejor aquellas angustias exteriorizadas? Pensando estas preguntas desde una posición donde se busca un modo para poder sentirse “sí mismos”, donde buscan una identidad que puedan aceptar y reconocer.

Considerando todo lo anteriormente dicho, se logra comenzar a hablar sobre el concepto de “fursona”. En estos grupos, existe una enorme variedad de personajes, todos con un atributo animal, que puede ser fantástico o mezcla de varios animales, y que integra un cierto “sí mismo” con el cual dicen sentirse cómodos. Estas “fursonas” cuentan con nombres propios seleccionados por cada uno de los adolescentes, nombres que utilizan para referirse entre miembros del grupo.

Se debe tener siempre presente que la adolescencia es un período o una etapa que se encuentra entre la pubertad y la adultez, que se entiende por la búsqueda de una identidad adulta, que se apoya en las imago parentales internalizadas, lo que se relaciona con cómo se vincula el adolescente con el medio social. Entonces, para que el sujeto adquiera una identidad adulta será necesario que asuma una identidad sexual procreadora y para ello haber abandonado una identidad sexual infantil y que establezca duelos por su infancia perdida. En la adolescencia van a jugar elementos sociales, culturales, evolutivos, del desarrollo y psicológicos del individuo. Es una etapa en el continuum de transición de la identidad y su propia conformación más integrada. En este proceso continuo el adolescente recurre a otros grupos para poder buscarse a si mismo, debido a que la palabra del otro se vuelve sumamente importante para poder configurar al sujeto como tal y va hacia una exogamia para poder diferenciarse de sus padres y del grupo familiar (Aberastury et al., 1998).

Pudiendo ejemplificar esto con las identificaciones que tienen los propios Furries a través de sus personajes creados o de sus trajes, es una apropiación de un sí mismo exteriorizado, de una subjetividad puesta en el exterior, siendo el grupo quien confirma y acepta esta identidad proyectada hacia afuera, quien la avala y concuerda con dicha imagen ficticia y con la cual interactúan dentro de la comunidad. Todo esto es necesario para poder conseguir la seguridad y estima de un grupo, tan variado que incluso entre los mismos integrantes ven dificultada la definición del Furry Fandom. Esto es necesario para que este adolescente sienta la seguridad de que está siendo sí mismo, de reconocerse a sí mismo y de actuar como un sí mismo en la ya mencionada exogamia.

Cuando se ingresó a esta comunidad, desde el mundo virtual, se logró ser testigo de muchas convenciones llevadas a cabo en la realidad física, eventos grupales que son organizados en estas comunidades virtuales a través de personas que han sido asignadas con dicha labor proactiva. Sin embargo, al mismo tiempo que se encontró y se descubrió un interés por reunirse en estos grupos, también se observó un lado de constante separación y conflictos, un lado de luchas, de un posible egocentrismo de algunos individuos que conforman el grupo. Por lo que, dentro de las necesidades que se encontraron en estos grupos, de buscar apoyo y aceptación primordialmente, se apreciaron ciertos comportamientos disruptivos que terminan provocando conflictos entre los mismos individuos que conforman estos movimientos y que muchas veces terminan separando a dichos colectivos en estas comunidades. Los Furries adolescentes suelen llamar a estos conflictos como “drama”, el cual definen como peleas entre individuos, donde se habla mal de otras personas o intervienen con las parejas de otros individuos, provocando peleas y conflictos en diferentes niveles. Los mismos Furries afirman que esto es debido a una necesidad de llamar la atención, ya que muchos no son capaces de sobresalir por sí mismos y que les es más fácil el causar problemas para poder encontrarse rodeados de otros y aceptados por el grupo y que avale su postura como verídica ante un conflicto. Pareciera ser que a muchos les es difícil salir de esta rutina, otros se ven atraídos por sus amigos a dichos “dramas”; todo pareciera darse dentro de una lucha de poder para ver quién puede decidir por sobre otros o llevar el grupo hacia una cierta idea, opinión con la que concuerdan muchos de los Furries Chilenos.

Con el “drama” que ellos mencionan, fue posible comprender mejor esta dinámica al considerar la teoría freudiana de la agresión. Esta teoría explica que la agresión sería una expresión o una forma de vivir la relación con el objeto, con el otro. Apreciándose en esta relación una intención de dominio y manejo del objeto. Se puede explicar cómo este denominado “Drama” entraría al servicio de la pulsión de muerte, lo que Sigmund Freud ve como una expresión patológica, debido a una desmezcla pulsional. Para reflexionar aun más sobre esta situación Melanie Klein menciona que la agresión es una necesidad de descargar o liberarse de la pulsión de muerte, debido a que ésta es vivida por el sujeto como una amenaza de desintegración. Finalmente, desde la visión de la escuela francesa, se postula que la agresión es producto de la necesidad del ser humano de encontrar un lugar en el mundo (Freire de Garbarino et al., 1978). Entonces, es posible ver y reflexionar que, en torno al grupo Furry, hay una agresión hacia los otros para obtener un lugar dentro del mismo grupo, siendo el drama una forma o mecanismo de poder darse una existencia dentro del grupo. Pese a la agresión que se ejerce hacia el otro, su presencia es necesaria para la obtención de un lugar dentro del grupo, sentir que puede ser miembro y tener alianza con otros individuos. Al mismo tiempo, a partir de esta agresión hay una tendencia de la presencia de un líder, uno de los Furries se pone en el lugar de líder en donde los demás lo aceptan o no asumiéndose en un lugar dependiente o masoquista. Quienes se posicionen como líderes se ponen los mejores disfraces, resaltan y así toman un lugar protagónico, tomando una actitud agresiva hacia los demás.

Entonces se divisa una lealtad hacia el grupo que rivaliza con la de la propia familia; el adolescente se inclina a los mandatos del grupo en cuanto a su forma de vestir, hablar, relacionarse, por sus preferencias, etc. Presentando así una oposición a sus figuras parentales, una separación del medio familiar, un “yo soy diferente de ustedes” (Aberastury et al., 1998). Es tanta la importancia que se logra vislumbrar, que los mismos adolescentes Furries dicen: “no me imagino a mi no siendo Furry, el Furry es parte de mi vida”. Hay un proceso identificatorio muy marcado que influencia al individuo en la configuración de su personalidad y cómo se va a ver a sí mismo en base a la construcción de su subjetividad.

En este proceso identificatorio, si tomamos en cuenta que estos adolescentes que tienen identificaciones con animales, a los cuales otorgan características idealizadas de sí mismos y de aquello que les gustaría ser, se puede hablar de cierta rigidez que se aprecia en el “no querer” abandonar la fantasía de la bisexualidad básica, por ejemplo al identificarse con seres que pueden poseer cuerpos dotados con pene y senos o doble pene y senos incluidos en el mismo ser. Lo que es un claro indicador de una búsqueda idealizada de identidad que explora una confirmación y aceptación que no ha podido encontrar en el medio familiar ni social. Cuando estos adolescentes dicen “aquí puedo ser yo mismo” es porque concuerdan con cómo otros se refieren a ellos, cómo otros se refieren a su personaje, que al final es una identificación con la cual se invisten e intentan revivir constantemente.
La imagen de sí mismo se logra a medida que el individuo va cambiando psíquica, biológicamente y va integrando las concepciones que los otros van reflejando de él. En todo este proceso se va a buscar una continuidad y mismidad para la personalidad, un saber acerca de sí. Es por esta razón que las “fursonas” de estos adolescentes pueden adquirir un sinnúmero de características, porque desde aquí van manifestando de forma externalizada sus procesos de cambio y aceptación de sí mismos. A pesar de que se hipotetiza que hay una pobre aceptación real de sí mismos debido a la creación de un personaje con atributos animales, que a fin de cuentas, podría llevar a una negación del proceso de crecimiento; cabría suponer una desexualización que implicaría una parcialización de la sexualidad, ya que el otro sería un objeto parcial. Hay una imposibilidad de apropiarse del propio cuerpo y a medida que hay una despersonalización, habría un borramiento del sujeto, objetivizado en un animal. El sujeto se objetiviza se tomaría como un objeto, no tomando características de sujeto, o sea una omnipotencia por parte del yo hacia un objeto "personaje" moldeado.

Se debe agregar que se atraviesa por una “moratoria sexual” en la que no se requieren roles específicos, donde se permite experimentar con lo que la sociedad ofrece para permitir más adelante la definición de la personalidad (Aberastury et al., 1998). Por lo que el adolescente recurre a situaciones que ve más favorables, siendo la uniformidad y estima personal que brinda el grupo, un lugar donde el adolescente puede experimentar. Destacando en este proceso que “cuando los procesos de duelo por los aspectos infantiles perdidos se realizan en forma patológica, la necesidad del logro de una identidad suele hacerse sumamente imperiosa para poder abandonar la del niño, que se sigue manteniendo. Se destaca la posibilidad de inconformidad con la personalidad adquirida y la posibilidad de lograr otra por medio de la identificación proyectiva.” (Aberastury, 1998, p. 40). Una identificación proyectiva que en el adolescente Furries es externalizada como una imagen de sí mismo, de aquello que desea ser e integra como tal, una identificación que proyecta en dibujos, sus trajes y otras formas de interacción entre sus pares de la misma tribu urbana.

Cuando se observa cómo el adolescente busca ser líder o someterse a uno (Aberastury et al., 1998), hipotetizamos que ésta sería una de las razones que provocan conflictivas en los grupos. Primero, tomando en cuenta que la identificación con el grupo acarrea a que el adolescente se sienta menos responsable en cuanto a sus acciones; segundo, siendo que los adolescentes Furries se identifican con animales y que por tanto, como característica primordial de los animales, está en que en ellos priman los impulsos antes que la razón; es por este motivo, que se puede decir que hay una cierta lucha por saber quién domina a quien, por ejercer un poder ligado a la figura de los padres, pero que por motivos de las características de este grupo, se ve muy generalizada y con dificultades de conseguir un pensamiento más racional. Es decir, hay una lucha constante entre los mismos jóvenes para encontrar dentro del grupo a subgrupos donde puedan tener un rol protagónico. Podemos ligar esto con la aparición de conductas más típicas de la psicopatía, afecto, crueldad e indiferencia (que se encuentran en la adolescencia normal) (Aberastury et al., 1998), donde se intenta satisfacer sus propias necesidades por medio del conocimiento del grupo.

Según Freire de Garbarino et al. (1978), el período de la adolescencia consiste en una reconstrucción de la identidad y del aparato psíquico. A raíz de esta búsqueda de identidad es que aparecen conductas consideradas normales para este período (homosexualidad, agresión) pero patológicas en otros. Es en los comienzos de la adolescencia donde se juega el rol masculino o femenino, se reeditan aspectos de la primera infancia; reaparecen las problemáticas de relación de objeto, que tendría que ver con la pérdida definitiva de los padres de la infancia. Asimismo, en donde antes hubo una búsqueda de identidad como opción y una posible elección de lo femenino o masculino, ahora pasa por una confusión en su rol de género y su identidad. En este período el adolescente intenta reconstruir su yo que está fragilizado volviendo al narcisismo primario. En este intento de definir su identidad, el joven incrementa su yo ideal en donde prima la libido narcisista, lo cual conlleva a una desorganización que podría manifestarse en homosexualidad, por lo tanto el adolescente intentaría buscarse a sí mismo en los otros.

Se puede ver que estos jóvenes Furries, debido a su condición de adolescentes, se encuentran en este proceso de confusión, en el cual se identifican con los demás miembros del grupo del mismo sexo, intentando encontrarse a sí mismos. El adolescente presenta características muy omnipotentes en relación a su narcicismo que es propio de esta etapa, debido a los impactos que le producen el cambio físico y lo social (Freire de Garbarino et al., 1978). Debido a que la adolescencia es un momento de tantas pérdidas (duelos por el rol, cuerpo y padres infantiles) el adolescente se confunde y reaparece la bisexualidad, pero al tratar de buscar su identidad definitiva debe renunciar a uno de los dos sexos, a lo cual reacciona con una actitud defensiva. Esto lo vemos en las identificaciones que tienen los jóvenes Furries al formar parejas homosexuales dentro de la comunidad y que incluso por curiosidad y la aceptación dentro del grupo, varios adolescentes se aventuran e incursionan en este proceso exploratorio de objeto sexual.


CONCLUSIÓN

Existiría una negación de la metamorfosis corporal del adolescente Furrie la cual tramitaría por medio de un personaje idealizado, evitando de esta manera la angustia. Conjuntamente, una pobre aceptación real del “sí mismo” debido a la creación de este personaje con atributos animales, sucediendo una desexualización del sujeto, en el sentido de una parcialización de su sexualidad.
Cabe suponer que a medida que hay una imposibilidad de apropiarse del propio cuerpo, se da una despersonalización, un borramiento del sujeto. El individuo se objetiviza, el yo se vuelve omnipotente hacia el objeto, que pasa a ser el personaje moldeado. En este proceso el adolescente externalizaría su subjetividad, proyectándola en este personaje, crearía una identidad idealizada que sería hablada por otros y que por tanto, reafirmaría esta nueva forma de identificarse consigo mismo.
El Furry sería un sujeto objetivado en un personaje para ser conocido por otros y cabría la pregunta ¿y por si mismo? Este personaje Furry ayudaría a tramitar los impulsos no aceptados por el sujeto debido a que son externalizados y “sublimados” en un traje artístico que es capaz de utilizar, vestir y por tanto manipular. Sería una forma de tramitación, de una especie de “racionalización” o salida por parte de este adolescente para poder manejar aquello que le es difícil de tolerar, por ejemplo la agresividad que puede sentir hacia a otros la refleja en un personaje con características disruptivas, que puede modificar a su gusto. Durante este proceso se toman conductas como agresividad y homosexualidad necesarias para muchos de estos adolescentes, comunes en el grupo, para sentirse miembros de la comunidad y en cierta forma iguales en cuanto a características comunes que los definirían como Furries.
Finalizando, el adolescente Furrie integra características tales como conductas agresivas, elección de objetos homosexuales, códigos y lenguajes particulares, pero primordialmente esta identificación con el animal, ya sea a través de los trajes o de su “fursona”, que como se dijo anteriormente, se postuló como una forma de tramitación de estos aspectos aun no tolerados y que podrían considerarse como patológicas si nos referimos a otro período que no fuese el adolescente.




BIBLIOGRAFÍA
- Aberastury, A., Knobel, M. (1998). “La adolescencia normal un enfoque psicoanalítico”. Ed. Paidos. México.
- Freire de Garbarino, M., Maggi de Macedo, I. (1978) “Adolescencia”. Ed. Imago. Montevideo. Uruguay.
- Instituto nacional contra la discriminación de la xenofobia y el racismo. (2012). Buenas prácticas en la comunicación pública: Tribus urbanas. Recuperado Septiembre 23, 2012, de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por Sanae Icenblas el Sáb 20 Oct 2012, 21:00, editado 1 vez
avatar
Sanae Icenblas

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Animal quimérico/Elemental (Lopard)
Mensajes : 146
Desde : 27/04/2010
Chile Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: Furries: Búsqueda del adolescente por una identidad y grupo.

Mensaje por Golden Spirit el Sáb 20 Oct 2012, 21:00

Copio y pego lo que comenté sobre el tema en el grupo facebook:

Hum, muy interesante...
Yo no he estado nunca en ninguna comunidad furri (aunque algunas personas denominan mis dibujos como furris, cosa en la que discrepo) y no se qué tan cierto será pero... según lo que me han contado unas personas y otras, me parece que está acertado.
Aun así, me pregunto... ¿qué tantas discusiones habrá? ¿Qué tanta exploración sexual? Y bueno, preguntas así.

Me ha gustado ver las cosas buenas y las no tan buenas explicadas esquemáticamente, y en parte... he visto una relación entre la comunidad furry y la otherkin con este resumen, y esa es: La busqueda de la aceptación en un grupo y el hecho de tener libertar para aplicar la afirmación de 'Yo soy así'
avatar
Golden Spirit

Transhumano. En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano (pero por alguna razón no se identifica o no siente plena comodidad con los términos otherkin/therian)

Capaz de hacer desplazamientos (cambios de "forma"). Seres "cambiadores", polimorfos (polymorph), transmorfos, almas "cambiadoras", hombres lobo ('weres' en general), etc (Shapeshifters)

Energía y Espíritu (Diversas formas)
Mensajes : 5800
Desde : 29/01/2010
España Femenino Admin

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: Furries: Búsqueda del adolescente por una identidad y grupo.

Mensaje por Sabrina el Sáb 20 Oct 2012, 23:59

Hay algo de lo que leí que no me pareció bien:

Se debe tener siempre presente que la adolescencia es un período o una etapa que se encuentra entre la pubertad y la adultez, que se entiende por la búsqueda de una identidad adulta, que se apoya en las imago parentales internalizadas, lo que se relaciona con cómo se vincula el adolescente con el medio social. Entonces, para que el sujeto adquiera una identidad adulta será necesario que asuma una identidad sexual procreadora y para ello haber abandonado una identidad sexual infantil y que establezca duelos por su infancia perdida.

Eso me sonó homofóbico, es decir, si el ser que es furry no consiente una posición sexual progenitiva, entonces se le es considerado como un maduro. No, más que irse solo con lo furry, aquella persona que no tenga una capacidad para quererse procrear, por su sexualidad entonces se le es considerado un niño, alguien inmaduro sexualmente.

Además, aplicas psicología Freudiana, podrá ser el padre de la psiquiatría moderna, pero simplemente lo que el pensaba me parecía de lo más errado. Digo, decir que la homosexualidad está mal, que el hijo varón tiene un instinto por matar al padre y tener relaciones incestuosas con la madre de nacimiento... me parece ridículo.

Lo único que tengo que decir: ¿en serio?
avatar
Sabrina

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Dos o más tipos ( siendo estos seres y/o animales legendarios, inclusive si alguno de ellos es hibridado)

Kintipo(s) de sexo femenino Energías Múltiples
Mensajes : 290
Desde : 02/02/2012
Venezuela Masculino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: Furries: Búsqueda del adolescente por una identidad y grupo.

Mensaje por Sanae Icenblas el Dom 21 Oct 2012, 03:46

Primero, cuando leemos cualquier tipo de investigación debemos de pensar desde que teoría se esta hablando. Esta investigación fue creada para ser leída por psicólogos o personas de ciencias afines que comprendan bien las posturas, por que no es raro que el lenguaje lleve a errores de comprensión. Aun así yo quise compartirla.

Cuando se menciona "identidad sexual procreadora" se refiere desde la teoría a que el sujeto internaliza que sera capaz el mismo de poder buscar satisfacción en un otro y no solo en si mismo, que el en cierta manera es y sera un individuo autónomo (lo cual debe comprender a medida que va creciendo). Por este motivo se deben de leer con cuidado las palabras y no tan solo con el significado principal que llega de inmediato a la mente. No es ninguna postura homofobica.

Otro punto, la investigación explorativa esta planteada desde el punto de vista psicoanalítico de autores que trabajan la adolescencia. Por lo que, palabras como reproducción son comúnmente usadas por el enfoque teórico, PERO siempre debemos de ir y buscar mas allá del significado común para poder trabajar con estas teorías (con cualquier tipo de teoría) siendo que se trabaja y se trata con personas. YO NO APLICO DIRECTAMENTE PSICOLOGÍA (o mejor dicho psicoanálisis) FREUDIANO, freud es la base del psicoanálisis pero el no es todo el psicoanálisis =/ pensar eso es errado.

Muy bien habrá sido freud una base... pero... como que hay que tener en cuenta en que periodo y en que cultura el fundo su teoría (uff... hace tiempo, y ahi su forma de ver el mundo era compartida). Por eso, no puedes tomar tan textual sus planteamientos y derivarlos inmediatamente para comprender otras visiones contextuales actualmente, te puede orientar si... pero debes de intentar desprenderte y enfocar en como se vive ahora. Por esto es mejor ver como el psicoanálisis actualmente trabaja.

Yo tengo amigos y amigas homosexuales y no tengo ningún pero sobre sus gustos, lo único que me importa es que mis amigos estén bien.
avatar
Sanae Icenblas

En algún aspecto siente ser algo más que un ser humano

Animales míticos. Dragón, kitsune, quimera, minotauro, animales tauromorfos, alienígena, animales con características no naturales (como demoníacos, celestiales, elementales, hibidaciones, formas o colores antinaturales), sean antropomorfos o animalescos.

Animal quimérico/Elemental (Lopard)
Mensajes : 146
Desde : 27/04/2010
Chile Femenino Barra de advertencia. Llena 100%

Volver arriba Ir abajo

vacio Re: Furries: Búsqueda del adolescente por una identidad y grupo.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.